Qué alimentos sientan mal a los perros

alimentos-sientan-mal-perros

Nos acostumbramos a pensar que nuestro amigo canino puede comer de todo, igual que lo hacemos nosotros los humanos. Sin embargo, hay determinados alimentos que no son nada recomendables para ellos.

 

El chocolate

Un producto exquisito para nosotros, pero no es una buena idea para dar a nuestros amigos los perros. El chocolate tiene una sustancia denominada teobromina, un alcaloide que se obtiene de la planta de cacao y que genera diferentes estímulos en el sistema nervioso de quien lo toma.

El chocolate ocasiona broncodilatación y causa diferentes efectos cardiovasculares. Los perros no pueden eliminar estas sustancias igual que lo hacemos nosotros, y por ello el chocolate puede ser tóxico.

Aunque sea en pequeñas dosis, el chocolate no es bueno para nuestros canes. Entre los diferentes chocolates, el chocolate negro es el que más sustancias tóxicas tiene para nuestros perros.

 

Semillas de frutas

Algunas pepitas y semillas de frutos son muy perjudiciales para los perros, con el riesgo incluso de llegar a obstruir su tracto respiratorio. También pueden ser tóxicas para su organismo.

 

El ajo

Este alimento con cantidad de propiedades muy saludables puede ser perjudicial para nuestros perros, sobre todo tomado en grandes cantidades. En nuestra mascota puede originarse anemias y patologías gastrointestinales.

De forma parecida a como ocurre con el chocolate, hay una sustancia muy difícil de procesar para los perros, que puede dañar los glóbulos rojos de su sangre. Esta sustancia en el ajo se llama tiosulfato.

 

Aguacate

Recientes estudios están afirmando las excelentes propiedades que tiene el aguacate para la salud humana. Se trata de un producto muy completo. Pero no ocurre lo mismo con los perros. El persin es una sustancia contenida en el aguacate, que puede ser muy peligrosa para los animales.

Esta sustancia, el persin, no solo está en la carne del aguacate. También en toda la planta, semilla, corteza, hojas, etc.
La cebolla

La cebolla nos hace llorar a las personas cuando la pelamos y cortamos. Para los perros hay más riesgos. Tiene la misma sustancia que el ajo, el tiosulfato, y puede incidir sobre la salud del animal de una forma más peligrosa aún. El riesgo es alto incluso en pequeñas cantidades de cebolla.

 

Huesos

Siempre hemos asociado el hueso al perro, como recompensa, como premios, etc. Incluso se nos ha dicho que “fortalecen” la dentadura de nuestros amigos peludos. Pero no es cierto.

Son muchas consecuencias negativas: lesiones y fracturas en las piezas dentales, fragmentos de huesos pegados en el estómago, hemorragias graves en el recto, etc.
La leche

En muchas ocasiones, cuando vemos a nuestro perro débil o enfermo, y más aún si es cachorro, pensamos que un buen cuenco de leche puede ser muy revitalizante.

Pero la vedad es que la mayoría de los perros son intolerantes a la lactosa. Tomando leche, hay riesgo de diarrea.

Los perros no cuentan en su organismo con las enzimas precisas para disolver el azúcar que hay integrado en la leche, y eso puede provocar vómitos, diarreas y otras molestias gastrointestinales.

En el caso de dar leche a nuestro amigo, que sea rebajada con mucha agua.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:48:03+00:00