Artrosis canina: Síntomas y tratamiento

artrosis canina

La artrosis canina es una enfermedad degenerativa de las articulaciones de los perros. De la misma forma que ocurre en el caso de las personas, es una patología que causa dolor, debido a la pérdida progresiva del cartílago.

Hay que saber que no es una dolencia propia de algunos perros y de otros no, sino que determinados factores, como la edad, la obesidad y la poca actividad física, incrementan la probabilidad de padecer artrosis.

Uno de cada cinco perros la padece en su forma más aguda.

Síntomas de la artrosis canina

No siempre resulta sencillo darse cuenta de que nuestra mascota sufre de artrosis, pues veremos que no para de jugar, correr y hacer las mismas cosas de siempre. Sin embargo, poco a poco iremos viendo que la cojera pasa de ser ocasional a formar parte del día a día, y que nuestro amigo elude las acciones que le ocasionan un mayor esfuerzo físico, debido a las molestias que tiene.

Otro indicio importante, fácil de ver, es que las posturas del animal van modificándose, para evitar el dolor. Observando su actividad diaria, veremos que los movimientos van siendo cada vez más diferentes, aunque sólo sea ponerse en pie o tumbarse.

A la hora de comer, un animal afectado por la artrosis irá perdiendo el apetito y la facilidad para dormir, por lo que su carácter será cada vez más irascible. Veremos cambios en su curiosidad para ir a olfatear como siempre ha hecho, incluso con muchos reparos para salir de paseo.

Cuando dan comienzo estos síntomas, hay que acudir lo antes posible al veterinario, para que realice un análisis radiológico y prescriba el mejor tratamiento.

Una adecuada prevención

La obesidad en los perros incrementa las posibilidades de padecer artrosis. El sobrepeso puede ser una carga excesiva para las articulaciones, que se van desgastando y deformando más deprisa de lo que sería deseable. Sobre todo en el caso de razas grandes, el crecimiento apresurado de los cachorros tiene que controlarse, pues con él aumenta el riesgo de padecer artrosis en el futuro. Es preciso tener especial cuidado con los piensos y los suplementos vitamínicos que se suministran. Deben ser saludables, naturales y de la máxima calidad. Incluso pueden encontrarse, en el mercado, alimentos específicamente realizados para perros con artrosis.

Las visitas frecuentes al veterinario, sobre todo a medida que el animal va teniendo años, ayudan a localizar el agravamiento de la enfermedad, y a poner remedio a las dolencias cuanto antes. En cuanto a la actividad diaria, la constancia en el ejercicio diario ayudará a que nuestras mascotas fortalezcan sus músculos, y sean cada vez más fuertes y sanos.

Tratamiento de la artrosis

Lamentablemente, se trata de una enfermedad que no tiene cura. Lo realmente importante es detectarla lo antes posible para que el animal tenga la mejor calidad de vida que sea posible.

Los antiinflamatorios sin esteroides ayudan al alivio de la inflamación y del dolor. En la actualidad hay medicamentos que no tienen la obligatoriedad de tener que suministrarse muy frecuentemente, incluso algunos pueden ser administrados una sola vez al mes, con efecto durante los 30 días siguientes. La administración de estos productos debe estar controlada siempre por el veterinario.

La Fisioterapia y rehabilitación para perros también aporta una mejora significativa de los síntomas, realizada por un especialista se aplican técnicas especificas dependiendo de la zona afectada , reduciéndose el dolor, aumentando la masa muscular y mejorando notablemente la movilidad. .

El tratamiento analgésico suele incluir también un aporte complementario de minerales, vitaminas y colágeno, de forma que se nutra el cartílago para retrasar su desgaste.

Una vez diagnosticada la artrosis, hay que proteger al perro de temperaturas extremas, ya sea de calor o de frío. En el invierno, mediante una temperatura cálida en el lugar donde el animal esté la mayor parte del tiempo, y en verano protegido de las altas temperaturas, que le provocarán una mayor sensación de cansancio y decaimiento.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:51:05+00:00