Beneficios emocionales que aporta la asistencia con animales

asistencia con animales

Tener una mascota en casa aporta muchos beneficios, físicos y psicológicos de toda índole. Pero hay más. Cada vez con mayor frecuencia, profesionales de la sanidad utilizan animales en el tratamiento con personas con problemas físicos, para ayudar en la rehabilitación, con dificultades de adaptación e integración, enfermedades mentales, etc. Los animales aportan un interesante elemento de motivación y socialización.

Los caballos y los perros son los animales más utilizados para este tipo de terapias. Los perros son un excelente intermediario para las actividades con personas que tienen problemas de comunicación. Los caballos aportan relajación y movimientos muy suaves para personas con dificultades de psicomotricidad. Otro animal utilizado por su carácter dócil y entregado con las personas, es el delfín.

Terapias y actividades

Cuando se organizan actividades con animales, lo que se va buscando es aumentar la calidad de vida de las personas, realizando actividades con animales, bien de la persona en particular con el animal, o en grupo, o con la ayuda de monitores, adiestradores, etc.

En el caso de las terapias, ya hay intervención de profesionales sanitarios, y la terapia forma parte de un tratamiento, bien sea para recuperar la forma física, enfermedades psicológicas, potenciar la relación del paciente con su entorno, etc.

Ejemplos de tratamiento

Es frecuente que se lleven a cabo terapias utilizando caballos y perros en el caso de niños autistas, para ayudarles a una mejor comunicación, y en el caso de enfermos de alzheimer, para conseguir que estas personas fijen su atención y su concentración, fruto del trabajo con los animales. También las personas con discapacidad y los ancianos pueden obtener una gran ayuda en estas terapias.

Diferentes beneficios

Como vemos, las caricias a un animal, sobre todo si es una especie de especial receptibilidad, como el perro o el caballo, aporta una sensación de seguridad, que ayuda en la regulación de la presión arterial. Además, el cuidado de una mascota y la responsabilidad, provoca una actitud positiva y motivadora para las personas mayores. Además, hay otros beneficios:

  • Ayuda en la concentración de niños en edad escolar, para estudiar, preparación de pruebas y exámenes, etc. Está comprobado que las actividades con perros contribuyen a una mejor atención.
  • Orientación. Para personas con déficit graves de comunicación, como es el caso del autismo y de los enfermos de Alzheimer, un perro puede ser un elemento de “enlace” entre el mundo introvertido de estos pacientes, y el mundo real que les rodea.
  • En el tratamiento contra la depresión, los animales ofrecen una ayuda fundamental.
  • En el caso de personas con problemas de aislamiento, introvertidas, y con dificultades de comunicación, los perros pueden ser un interesante elemento de impulso y motivación para la apertura mental y social.
  • El contacto físico. Una de las carencias de los seres humanos, sobre todo de aquellos que viven en soledad, es el contacto físico. Hay muchas personas que se sienten muy cohibidas, por diferentes motivos, para el contacto físico con otras, el simple hecho de saludar con besos, o un abrazo. Pero es curioso observar que estas mismas personas tienen facilidad para acariciar perros.
  • Rehabilitación. En el caso de personas que desarrollan su psicomotricidad con ejercicios de rehabilitación, la motivación de hacerlo acompañado de un perro, va a suponer una gran ayuda.

Reforzamiento positivo. Hay personas que sienten un rechazo social, por las razones que sea, color de la piel, raza, físico peculiar, etc. Los perros y los animales no hacen ninguna distinción en este sentido y esta aceptación es muy beneficiosa para estas personas, que sienten como se refuerzan su autoestima y su valoración personal.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
2017-02-06T12:52:32+00:00
Paste your AdWords Remarketing code here