Conejo parece, ardilla no es. Es uno de esos pequeños mamíferos que se está poniendo de moda en muchos hogares de todo el mundo. Hoy te queremos hablar especialmente de los cuidados de la chinchilla: qué come, la jaula que necesita, premios, higiene… Si tienes uno de estos simpáticos animalitos, ¡sigue leyendo!

Estos roedores andinos gozan de gran popularidad. Si bien es verdad que en su momento su piel era muy cotizada en el ámbito de la peletería, hoy en día la gente tiende a cuidar y mimar esta cariñosa mascota tanto como a cualquier otra. 

Ya sabes que para tener un animal en casa no basta con darle de comer, pues exige otros muchos cuidados: una correcta higiene, una socialización adecuada, un espacio lo suficientemente amplio… Descubre con nosotros todo lo que una chinchilla necesita para crecer sana y feliz en tu hogar.

Alimentación de las chinchillas

La comida es el epicentro del cuidado de la chinchilla como mascota. En esencia, esta mascota necesita 3 tipos de alimentos:

  • Pienso: tu amigo peludo necesita una ración diaria de pienso (cucharada sopera) con más de 20% de fibra.
  • Heno: su base alimenticia. Procura que siempre tenga suficiente en su jaula, ya que así podrá desgastar sus dientes correctamente. También vigila que sea verde y que tenga buen olor. En cuanto a los tipos de heno para chinchillas, los más recomendables son la alfalfa y los de fleo, además de las gramíneas o el heno de avena.
  • Verduras de hoja verde: por ejemplo acelga, espinaca, berro, rúcula, canónigos, hoja de zanahoria, trébol… De vez en cuando puedes darle manzana.

¿Creías que solo los perros pueden ser entrenados? Pues, para tu información, las chinchillas también obedecen, si conoces las técnicas adecuadas. Como recurso puedes echar mano de premios, como frutos secos crudos (sin sal, cuidado).

Comportamiento de las chinchillas

Estos animales necesitan mantenerse en forma, porque tienden a engordar con mucha facilidad. Otro de los cuidados de una chinchilla, en este caso para evitar el sobrepeso, podría ser una buena idea dar un paseo diario con ella (sí, con arnés y correa), además de proporcionarle juguetes adecuados.

A pesar de ser animalitos muy tímidos (ojo si en casa tienes niños pequeños, porque pueden estresar a estas mascotas), requieren de compañía y atención. En caso de que dispongas de sitio suficiente, no estaría de más que valoraras incluir otra chinchilla.

Ten en cuenta, sobre todo si te empeñas en que duerma contigo en la habitación, que la chinchilla es un mamífero que suele estar despierto de noche. Eso significa que lo más probable es que haga ruido de madrugada. Ya sabes, si no quieres enfadarte con tu animalito, procura ubicar su jaula donde no moleste.

Mantenimiento de la jaula

Una buena casita para chinchillas es alta, con 4 estantes (de madera, metal o metacrilato) como mínimo. Si hablamos de medidas, las ideales son, aproximadamente, 150 x 80 x 50 cm. Eso sí, en cuanto tengas más chinchillas, necesitarás una jaula más alta.

Procura ubicarla en lugares de tu hogar que no tengan corrientes de aire ni estén demasiado altos. Y, ni mucho menos, en sitios a los que les dé el sol directamente.

Los cuidados de la chinchilla no son muy mplicados: agua limpia diaria, comida adecuada, ejercicio, una buena jaula, visitas regulares al veterinario y mucho cariño.

Limpia a diario restos de comida y, una vez por semana, higieniza en profundidad el suelo. También cambia el sustrato (para absorber olores y desechos) regularmente.

Puedes usar pellets de serrín, pero nunca arena de gato, ya que es peligrosa para estos animalitos.

¿Y qué accesorios puedes incluir en la jaula? Muy fácil: juguetes, comedero, bebedero, esquinero, soporte para heno, rueda de ejercicio, caseta, baldas, puentes, rampas…

Cuidados de la chinchilla bebé

Ya sabemos que estos animalitos tienen un alto índice de reproducción. Es decir, que tienen crías entre 2 y 3 veces al año. Por eso no es raro encontrarse con la necesidad de conocer los cuidados de las crías de chinchilla. Te damos unas breves indicaciones:

  • Los embarazos duran 111 días y suelen tener máximo 4 crías.
  • Los cachorros comienzan andar 1 hora después de nacer.
  • En la primera semana de vida ya se destetan y comen por sí mismos.
  • En esta etapa es más sencillo enseñarles cosas, como obedecer algunas órdenes básicas o trucos.
  • Ten en cuenta que alcanzan la madurez sexual a los 6 meses de vida.

Y aunque la chinchilla no necesita vacunas, sí es bueno que acudas al veterinario (normalmente al de animales exóticos) de manera regular, ya sea para análisis de sus desechos (y así prevenir parásitos) o para una revisión cada 6 meses.

Y llegamos al final. Ahora que ya conoces un poquito más a la chinchilla y los cuidados que necesita… ¿qué te queda? Pues llevarlos a cabo y, sobre todo, ¡darle mucho amor! Si te ha resultado útil este artículo, ¿crees que no lo será para otros dueños de estos graciosos animales? Comparte este artículo en tus redes y ellos, junto a sus mascotas, te lo agradecerán.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email