Las mascotas son parte de la familia y queremos mimarlas como tales. En caso de que, en lugar de un perro o un gato, tú te hayas decantado por un animal más tranquilo, también querrás atenderlo lo mejor posible. Para conseguirlo, aquí tienes todo lo que debes saber sobre cómo cuidar una tortuga de agua.

Acuaterrario

Estos animales necesitan de un terrario que posea dos zonas fundamentales: la acuática, donde pasará la mayor parte del tiempo y donde se alimentará; y la seca, donde la tortuga irá a calentarse al sol. Entre ambos espacios debe haber una pequeña rampa para que el reptil puede acceder sin problema de uno a otro.

Agua e higiene

Este tipo de tortugas ensucian mucho el agua del terrario. Ya que no solo comen en este lugar, sino que, además, generan una gran cantidad de deshechos. Para evitarlos, después de cada toma retira los restos que hayan quedado sin ingerir y cambia con frecuencia el líquido.

Además de este cambio de agua (que debes llevar a cabo, como mínimo, una vez a la semana), también debes limpiar el terrario en su conjunto, paredes y suelo incluidos. Para ello, saca a la tortuga (ponla en un lugar seguro mientras limpias) y usa un estropajo con productos específicos para la limpieza de estos hábitats.

Antes de incorporar el agua y meter a tu mascota de nuevo en su casita, asegúrate de que no queda absolutamente ningún resto de los productos de limpieza que has utilizado. Por otra parte, cuando termines, prémiala con un snack por el estrés que le haya podido ocasionar la limpieza. Al fin y al cabo entre los principales cuidados para una tortuga de agua está el cariño, ¿no es así?

Incorporar un filtro para el agua del acuaterrario evitará que el líquido se ensucie demasiado rápido. No obstante, esto no te evitará la necesidad de cambiar el agua todas las semanas. Por otra parte, si usas algún producto para eliminar el cloro del agua garantizarás la salud de tu mascota, ya que esta sustancia puede afectar a su vista.

Iluminación del terrario

El mantenimiento y cuidado de la zona seca del hábitat de tu mascota es tan importante como la de la zona acuática. Para conocer bien lo que necesita una tortuga es imprescindible que sepas sus hábitos de tomas de sol.

La incidencia de luz natural directa durante 2 o 3 horas al día será estupendo para nuestra mascota. La razón es que estos animales usan los rayos UV para sintetizar vitamina D3, vital para generar y retener calcio. Teniendo en cuenta que la estructura del caparazón está hecha fundamentalmente de esta sustancia, entenderás que para ellas es básico este aporte de luz.

En caso de que no tengas posibilidad de colocar el acuaterrario en un lugar en el que pueda recibir ese aporte natural de luz solar, tienes otras opciones. Una de las más recurrentes es la de incorporar una lámpara de luz ultravioleta (UVB), eficaz para prevenir enfermedades y malformaciones en nuestro amigo amigo reptil.

como-cuidar-tortuga-agua

Temperatura ideal

La temperatura perfecta para estos animales ronda los 25ºC. Además, el agua también debe estar más o menos a esa temperatura. Para conseguir esta cantidad de grados en la zona seca puedes utilizar una bombilla de calor a una distancia de unos 30 cm. Para el agua puedes optar por un calentador especial para el líquido del acuaterrario.

Es muy importante para la salud de tu tortuga que la temperatura del terrario esté en torno a los 25ºC.

Este aspecto es fundamental para conocer los cuidados de una tortuga de agua y tierra, ya que, en caso de que se la exponga a una temperatura inferior a 20ºC o 15ºC puede empezar a aletargarse. Es decir, en estos casos comienza a moverse y comer menos y a dormir bastante más. De hecho, por debajo de los 10ºC o 5ºC pueden incluso comenzar a hibernar.

También es muy importante no exponer al animal a fuertes corrientes de aire (tampoco a grandes ruidos) para evitar que aparezcan problemas respiratorios. En tales casos, estos animales pueden resfriarse e incluso sufrir una neumonía.

Alimentación de las tortugas

Estos animales son omnívoros, aunque la proporción de carne, pescado y vegetales que deben comer varía según la especie. En torno al 25% de su alimentación puede ser el pienso especial para tortugas, que en general son preparados muy equilibrados.

No obstante, otro 25% deben ser proteínas animales. Algunas personas le dan insectos a sus tortugas. Quizá apostar por trocitos de pescado (el mismo que utilizas para consumo propio) puede ser una alternativa más sencilla. Pero ten en cuenta que el pescado no debe ser muy salado y debe estar crudo.

El 50% de la dieta que falta debes completarla con vegetales. Trocitos pequeños de lechuga, zanahoria, guisantes u hojas verdes de col le vendrán fenomenal a tu mascota. También le encantará la fruta blanda cortada, como trozos de manzana, pera, plátanos o melón. Pero nunca le des frutas cítricas como la naranja o la mandarina.

Las tortugas también tienen chuches y premios, como los perretes. Solo que en su caso en forma de camarones secos y gambas. En estos casos debes tener muy presente que no pueden ser un sustituto de una dieta equilibrada, sino un pequeño premio de vez en cuando.

Respecto a la periodicidad de las tomas, mientras que las tortugas jóvenes comen todos los días, las adultas lo hacen cada día y medio. La cantidad exacta depende de la especie concreta, la edad, la cantidad de actividad y el tipo de comida. Si quieres más información sobre este tema, trae a tu mascota a cualquiera de nuestras clínicas del Grupo Veterinario La Fortuna.

Ya sabes los aspectos básicos sobre cómo cuidar una tortuga de agua. Ahora solo te queda ponerte manos a la obra. Y darle a tu nueva mascota todo el cariño y dedicación que se merece. Comparte este post en tus redes sociales y ayuda a otros dueños de estos reptiles a darles las mejores atenciones posibles.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email