La salud dental de los cánidos es fundamental para su bienestar, de manera que es un aspecto que no debes descuidar en tu cuadrúpedo amigo. En las próximas líneas descubrirás cómo lavar los dientes a un perro para mantenerlos siempre en perfectas condiciones.

La limpieza de los dientes en los perros es fundamental y se hace más importante cuanto mayor es su edad.

Hay que pensar que, cuando crecen los dientes definitivos, el 85 % de los perros de más de 5 años tienen enfermedad periodontal.

Esta situación puede hacerles sufrir molestias, por lo que es conveniente establecer unos cuidados periódicos para evitarlas. 

Lo ideal es aprender cómo cepillar los dientes a un perro para poder hacerlo diariamente. Ahora bien, para conseguir esta frecuencia tu mascota se va a tener que acostumbrar. Por tanto, habrá que seguir unas pautas para que tu compañero vea esta situación como algo normal.

Elegir bien el cepillo y la crema

Lo primero que hay que hacer es elegir el cepillo de dientes adecuado para tu perro. Hay una gran variedad en función del tamaño, de la raza y de la salud bucal. Por otra parte, hay que elegir una crema dental que esté adaptada a las necesidades de tu compañero y que puedes consultar con el veterinario. 

Acostumbrarse a la pasta y al cepillo

La adaptación del perro es fundamental porque, en un primer momento, seguro que va a rechazar el momento del cepillado. Para que no tengas ese problema y se acostumbre, lo mejor es utilizar el cepillo mojado con la pasta de dientes, dejar que la lama un poco y, posteriormente, sujetar el hocico con suavidad.

Los perros tienen que tener los dientes limpios para evitar la acumulación de sarro, los dolores y la caída de piezas.

Los primeros movimientos en los dientes de tu perro no deberían ser, nunca, en los incisivos. No en vano, esta es la zona más sensible y deberías empezar por los colmillos. Por otra parte, es recomendable que el cepillado sea vertical y, siempre, desde la encía hasta el extremo del diente. 

Cepillar los dientes con cuidado

El cepillado, para que sea efectivo y no cause trastornos, ha de cumplir dos condiciones. La primera, que el tiempo que le dediques aumente progresivamente hasta llegar a un cepillado completo. Por otra parte, y cuando ya hayas llegado a ese punto, que te asegures de que cepillas todos los dientes y en los dos lados, empezando por los colmillos y terminando por los incisivos. 

Estas pautas sirven para que sepas cómo lavarle los dientes a un perro con éxito. Comparte este artículo en tus redes sociales para que otros cuidadores sepan cómo mantener la salud bucal de sus peludos compañeros.