fbpx

¿Cómo saber si un gato es macho o hembra?

¿Cómo se llama? Esta será la primera pregunta que te harán tus amigos y familiares al llegar a tu casa y conocer a tu nueva mascota. Pero… ¿cómo saber si un gato es macho o hembra y, en consecuencia, ponerle nombre? Te explicamos diferentes fórmulas para conocer el sexo de tu mascota. ¡Allá vamos! 

Puedes saber si tu gato es hembra o macho buscando su vagina (que tiene forma de gotita pegada al ano) o sus testículos (un pequeño abultamiento bajo el ano).

Descubrir si un gato bebé es macho o hembra puede resultar complicado. Para hacerlo de la forma adecuada, dale la vuelta al animal de manera que puedas levantarle suavemente la colita y verle la zona del ano. Justo debajo de este orificio verás o bien la vagina, que tiene forma de gotita y está prácticamente pegada al ano, o bien los testículos y el pene, que están un poquito más separados del ano

Cuando un gato macho es recién nacido, los testículos y el pene son muy pequeños, por lo que son difíciles de ver. Para que sepas diferenciarlos, se trata de un pequeño abultamiento que corresponde a los testículos y un puntito inferior que corresponderá a la salida del pene cuando el gato llegue a la madurez sexual (que será aproximadamente a los 12 meses). 

A veces es complicado diferenciar un gato de una gata, pero mirando la zona en un momento en el que el animal esté más o menos tranquilo, seguro que lo consigues.

De todas maneras, si esperas hasta los dos meses de edad notarás que los órganos sexuales ya empiezan a diferenciarse mucho mejor que cuando los gatitos son recién nacidos

Por los colores del pelo

A veces para distinguir un gato de una gata solo tienes que contar el número de colores diferentes que tiene en el pelaje. Los gatos no pueden tener más de dos colores diferentes, pero las gatas sí que pueden. 

En consecuencia, si ves que el animal tiene combinación de 3 colores (naranja, blanco y negro, por ejemplo), ya sabes que es hembra. Sin embargo, si tiene dos o solo una tonalidad en el pelaje, puede ser tanto macho como hembra. 

Analizando su fisonomía

En general, el cuerpo de las gatas es más estilizado que el de sus compañeros machos, que es más corpulento. Además, se supone que la forma de la cara también es algo distinta, pues la de las gatas es más estrecha y puntiaguda. 

No obstante, estos rasgos son tan sutiles que solo un ojo experto puede percatarse de ellos. Por otro lado, estas diferencias se van haciendo visibles conforme pasan los meses, no cuando los gatitos son recién nacidos. 

Ahora que has aprendido cómo saber si un gato es macho o hembra de diversas maneras, habrás intuido que la más fiable de todas es la de mirar sus genitales (si los colores del pelaje son menos de tres, claro está). Aplícala para ponerle nombre a tu mascota y comparte este artículo en redes para que tus amigos también puedan hacerlo. ¡Seguro que te lo agradecen!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
2019-09-05T13:27:52+02:00