En el mundo existen muchos gatos con pelo largo o corto, pero pocas veces rizado. Una peculiaridad que pertenece al simpático cornish rex, una de las razas más adorables del planeta. Te contamos todo sobre este singular minino.

Cuentan que a principios del siglo XX, el rey Alberto I de Bélgica decidió participar en una exposición de conejos. Sin embargo, los roedores del rey tenían pelo largo, por lo que no cumplía los requisitos para ingresar en el concurso. Los jueces, a fin de no ofender al monarca, decidieron aceptar sus conejos y catalogarlos bajo el nombre “rex”, cuyo significado en latín es “rey”.

El cornish rex es la única raza de gato con pelo rizado del mundo, motivo por el que es muy sensible al frío o las fuertes corrientes de aire.

Décadas después, el nombre “rex” volvería a ser aplicado a un animal. En este caso, al primer gato de pelo rizado nacido en los años 50 en una granja de Cornwall, Inglaterra. Kallibunker era color crema con pelaje rizado, marca insignia que lo convertiría en una raza única y exótica. A fin de crear una nueva raza, fue cruzado con su madre y sus hijos mezclados con burmeses, siameses y british shorthair. El resultado sería el cornish rex que hoy todos conocemos.

Una raza cada vez más aceptada en los hogares de todo el mundo y cuyas características lo convierten en uno de los gatos más cariñosos y adorables.

Características físicas del cornish rex

La principal característica física es, por supuesto, su pelo rizado. Esta ondulación se debe al hecho de que este gato solo cuenta con subpelo, lo cual convierte el suyo en uno aún más suave, similar al del conejo. ¡Hasta los bigotes son rizados!

Respecto al color del pelaje, el cornish rex presenta tonalidades en monocromático (negro, chocolate, naranja o incluso variantes de azul y crema), tabby (clásico alisado, marmoleado, manchado o ticked tabby), bicolor (cualquiera combinado con blanco), o tricolor (siempre en hembras).

Delgados y de tamaño mediano, los machos suelen pesar 5 kilos y las hembras 4 kilos. Sus finas piernas le delatan, entablando parentesco con sus lejanos primos orientales, mientras su cabeza y cola son delgadas. Como guinda, estas proporciones lánguidas contrastas con unos ojos ovalados y grandes orejas.

Carácter y temperamento de esta raza

Ha sabido conservar con el tiempo su carácter de minino de granja, siendo un ejemplar curioso y activo. Un gato explorador, totalmente amigable, ideal para tener en casa, ya que le encantan las caricias y suele ser muy amoroso. De hecho, todas estas maravillosas características pueden volverle algo insistente en ocasiones, por lo que debemos potenciar su educación a través del ejercicio y el juego.

Por último, y a pesar de su pelo rizado, el cornish rex no le convierte en una mascota hipoalergénica, es decir, perjudicial para las personas con alergia a los gatos.

Cuidados que necesitan estos gatos

El cornish rex no requiere de excesivos cuidados, si bien su fino pelaje le vuelve muy sensible al frío y los cambios bruscos de temperatura. Tener una mantita en casa y asegurarnos de que no pase frío es uno de los requisitos imprescindibles.

Además, es un gato que adora el juego, por lo que siempre puedes construir casitas de cartón o túneles en casa para jugar con él y así permitirle descargar energía en todo momento.

Respecto a la alimentación, acepta las dietas usuales en otras razas de gatos. Aunque nunca le haga ascos a la carne (recuerda, los felinos adoran las proteínas), también puedes darle hidratos de carbono pero en cantidades más reducidas.

Y por supuesto, no olvides un chequeo anual para tu gato cornish rex en tu veterinario de confianza.