Cosas que necesitas si viajas con tu mascota

viajes con mascotas

Cuando nos disponemos a planificar nuestras vacaciones, tener un animal de compañía no tiene por qué suponer ningún problema. No obstante, hay algunos factores que debemos considerar, para que el viaje sea un éxito.

Pautas a considerar para los viajes con tu mascota

  • En la medida de lo posible, hay que procurar que el viaje del animal sea lo más cómodo posible. No en todos los casos nuestro perro o gato está en plenas condiciones para viajar. Puede tratarse de un animal enfermo, con heridas aún no curadas del todo, o de una edad demasiado avanzada. También puede darse el caso de que se trate de un animal con un carácter demasiado temperamental. En estos casos, lo mejor puede ser buscar otra alternativa.

 

  • Si el medio de transporte es el coche, los más recomendable para los gatos y perros de pequeño tamaño es usar un transportín que debe ir en el suelo o en el asiento trasero fijado al cinturón de seguridad. Los perros de mayor tamaño deben ir en el asiento trasero con un arnés fijado al cinturón de seguridad o en un transportín en el maletero del coche siempre que esté bien ventilado.

 

  • También es importante que nos aseguremos de que nuestro amigo tiene los papeles al día y que los llevamos con nosotros, sobre todo en lo referente a los requisitos sanitarios y administrativos. Tenemos que considerar que siempre existe el riesgo de que se pierda o extravíe, y su documentación incrementa las posibilidades de encontrarlo. Sobre todo en lo que respecta al microchip correspondiente.

 

  • Si el viaje que pretendemos realizar es de ámbito internacional, es conveniente que nos informemos antes de salir de los requisitos que nos exigirán en aquel país. Para la mayoría de los países europeos, será suficiente con un pasaporte actualizado de animales.

 

  • El lugar o establecimiento donde vayamos a alojarnos puede permitir la estancia de animales o no permitirlo. En determinados hoteles se permite solo la entrada de mascotas de pequeño tamaño, o por debajo de un determinado peso. Es conveniente, al realizar la reserva, preguntar por la política interna en cuanto a animales.

 

Vacaciones en un Camping

Si hemos elegido un camping como lugar de vacaciones, hemos de limpiar de forma adecuada las zonas de uso de nuestra mascota, y la mantendremos siempre cerca. Es interesante consultar al veterinario por si fuera conveniente imponer un tratamiento preventivo ante algunos parásitos comunes y las posibles enfermedades.

Una vez en el camping, lo recomendable es que el animal no entre en contacto con la fauna silvestre del lugar. Puede ser perjudicial para ambos.

 

El avión

Al preparar el viaje hay que contactar con la compañía aérea con la que vamos a realizar el vuelo, e informarnos sobre la existencia de restricciones respecto a determinadas razas y tamaños. Algunas compañías exigen un certificado de salud emitido en los 10 días anteriores al viaje.

En general, hay que evitar que viajen en avión cachorros menores de 8 semanas de edad y que no estén destetados.

El animal no debe viajar con el estómago muy vacío, aunque dependerá de su edad, tamaño, tiempo de vuelo, necesidades de alimento, etc.

En la elección del vuelo adecuado, lo mejor es intentar elegir vuelos directos, evitando cambios de avión. Además, los días más señalados de vacaciones son los más masificados, y producen una mayor ansiedad en nuestra mascota. Si es época de calor, los primeros vuelos de la mañana y los últimos de la tarde son los menos calurosos. Para época de frío, lo ideal son los vuelos del mediodía.

 

Documentación que hay que llevar

Antes de comenzar el viaje, es importante contactar con el veterinario habitual, la compañía titular del medio de transporte que vamos a utilizar, con el alojamiento del destino y las Embajadas de los países que vamos a visitar.

En cuanto a la documentación a aportar, es conveniente llevar el teléfono de contacto del veterinario, un listado de las Clínicas veterinarias de la zona a donde vamos, documentación sanitaria y administrativa (incluyendo documentos de identificación del animal y licencia para tenerlo), una foto a color del animal, su historial médico y algunos artículos caseros como su collar, medicamentos que toma, botiquín, correa, juguetes, etc.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2017-06-23T13:56:49+00:00