Cuidados básicos del Pastor Alemán

cuidados pastor aleman

Un Pastor Alemán es una joya para todo amante de los perros. Dado su carácter equilibrado, es un perro con el que es bastante fácil vivir y convivir.

Sus múltiples virtudes como la lealtad, la inteligencia o su sociabilidad lo hacen muy apto para cualquier tipo de dueño.

Un Pastor Alemán fácilmente puede alcanzar los 10-12 años de edad, pero para ello se ha de saber no sólo cómo tratarle sino también como cuidarle.

Te damos algunos consejos que te serán útiles para cuidar de tu inseparable amigo, el Pastor Alemán.

El Pastor Alemán es un perro con un apetito muy grande, con el que se calcula que alrededor de 1.600 calorías deben ser servidas para su correcta alimentación.

No olvidemos que este perro está hecho para el trabajo, por lo que necesita que hacer ejercicio: corra, juegue, pasee y para mantener su musculatura necesita una cantidad mínima de proteínas en forma de pienso.

Es imprescindible hacer énfasis en este aspecto, el del ejercicio físico, ya que un perro que no corre no está feliz, porque no mantiene su salud física y psíquica a tono como la debe mantener un perro.

Eso sí, en verano probablemente como nosotros o como cualquier otro perro comerá menos de lo normal. No hay que obligarle a comer si no quiere y no hay que darle de comer nada más hacer ejercicio.

Por otra parte, el Pastor Alemán como otras razas de perros es un animal que necesita tener un dueño que tenga mando sobre él. Es una raza muy jerárquica.

Es decir, como nosotros aunque no seamos mascotas, el pastor alemán necesita saber en todo momento quién le manda, de quién debe recibir órdenes, este tipo de raza es muy obediente, aprende rápido y sobre todo es muy noble.

La educación es básica en este tipo de raza y si no le dejamos claro quién tiene la autoridad se sentirá perdido y tendrá graves problemas de comportamiento.

Es así como se construye una personalidad fiel, porque nuestro perro sabe cuándo le tratamos bien y cómo le queremos, y él nos responderá con reciprocidad a su manera, que puede variar según el carácter.

En esta raza debemos estar muy atentos a sus articulaciones, ya que son muy propensos a tener problemas de displasia en codos y caderas. Es un tema que debemos tener controlado, nuestro veterinario nos ayudará a prever y diagnosticar, esta enfermedad a tiempo. Para este tipo de problemas la fisioterapia para mascotas será un tratamiento que ayudará en gran medida a mejorar la calidad de vida de nuestro perro.

En definitiva, estos consejos hay que tenerlos en cuenta así como sus rutinas diarias, como ya hemos mencionado.

El paseo, sin olvidar cepillarle cada día antes de dormir ni olvidar cepillarle los dientes, que es importante para que después no se quede nuestro gran amigo con problemas que le dejen sin posibilidad de masticar o de comer.

En cualquier caso, el ingrediente número uno para cuidar de un pastor alemán es el amor. Amor aunque con autoridad, es decir, no dejando nunca que tome el mando.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2017-05-16T18:21:09+00:00