Diez síntomas de enfermedad en un perro

sintomas enfermedad perros

El ciclo vital de los perros es mucho más corto que el de los seres humanos. Nuestras mascotas se hacen mayores más rápidamente que nosotros, y son susceptibles, a medida que cumplen años, de padecer enfermedades. Si observamos, seremos capaces de anticiparnos a estas dolencias, analizando bien los síntomas.

Mediante la revisión periódica en la clínica veterinaria, es otra forma de dar respuesta a estos síntomas que se puedan producir, pues el profesional sabrá localizar alguna enfermedad mucho antes de lo que los dueños podamos hacerlo. Por tanto, la visita al veterinario de forma regular es muy importante.

Los diez síntomas más comunes de patologías en los perros

  • Pérdida de apetito. Entre los primeros síntomas cuando hay una enfermedad, se manifiesta la falta de hambre. Si se produce de forma temporal o un solo día no hay que alarmarse, pero si la situación se repite, es bastante probable que el perro tenga alguna dolencia. También hay que vigilar la pérdida de peso. Si esta pérdida supera la décima parte del peso total, es una señal de alarma.

 

  • Problemas en la orina. Cuando observemos que el animal tiene que hacer un gran esfuerzo para hacer sus necesidades, si las realiza de forma incómoda, si se lame la zona en exceso o gime cuando orina, son indicios de que algo ocurre. Este tipo de enfermedades pueden ser graves y peligrosas para la vida del perro y es preciso acudir al veterinario. En el supuesto de que se produzcan intentos fallidos, hemos de saber que se trata de una situación de urgencia.

 

  • Muchos síntomas de enfermedad en el perro vienen acompañados de fiebre. Igual que en los seres humanos, la fiebre es un excelente mecanismo de defensa del organismo de los perros. La temperatura normal de un perro adulto se sitúa entre los 38.5 ºC y los 38.9. Cuando se superan los 39 ºC, ya se puede hablar de fiebre, y si se alcanzan los 41ºC, la situación de la salud del can es grave pudiendo peligrar incluso su vida.

 

  • Uno de los síntomas característicos de la enfermedad en los perros. Puede provenir de mucha variedad de patologías, obstrucciones de alimentos y otros objetos en la tráquea del animal, enfermedades como la bronquitis, neumonía, tumores en los pulmones, insuficiencia cardiaca, etc. No siempre es sencillo localizar el origen de la tos, deberá ser un especialista veterinario quien evalúe.

 

  • Los ojos rojos de los perros también son una muestra inequívoca de que algo ocurre. A medida que se hacen mayores, hay una mayor propensión a problemas oculares, desórdenes en la vista, conjuntivitis, incluso la ceguera parcial o total.

 

  • La forma de caminar del perro puede ser también un claro indicativo de que siente algún tipo de dolencia. Si observamos que anda sin alegría, mostrando cierto malestar, debemos acudir a la clínica veterinaria.

 

  • Las dificultades en la respiración también nos indican que el animal no está recibiendo el oxígeno que precisa. También puede derivarse de problemas cardíacos. Si esta insuficiencia va seguida de un aumento en el fluido que dificulta seriamente la respiración, hay que ir rápidamente al veterinario.

 

  • Un agotamiento continuo y sin explicación aparente también es un síntoma de que nuestra mascota no está bien.

 

  • Las diarreas continuadas y los restos de sangre en orina o vómitos son un indicio de desorden en el organismo del perro, que puede derivar en los casos más graves incluso en la muerte del animal.

 

  • Las situaciones con desmayos y desfallecimientos indican una pérdida repentina de energía. Haya o no pérdida de conocimiento, estos episodios inesperados tienen que ser conocidos por el veterinario.

 

En algunos de estos casos es posible que se trate de dolencias puntuales, sin importancia. Los perros tienen propensión a ingerir todo tipo de elementos y ello puede provocar el vómito. De la observación del propietario tiene que decidirse cuándo procede la visita a la clínica veterinaria. En cualquier caso, es preferible acudir aunque la afección sea pasajera, y eliminar el riesgo de la existencia de una enfermedad.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:50:30+00:00