¿Quién no ha visto una auténtica sonrisa humana en la mirada de un perro? Pues eso es, sin duda alguna, empatía animal. Y promoverla entre los más pequeños de la casa no solo tiene efectos positivos e inmediatos con las mascotas del hogar, sino a largo plazo en el desarrollo de su personalidad. Descubre todo lo que influye el fomento de esta capacidad en los niños.

¿Por qué fomentar la empatía con los animales?

El fomento de la capacidad de ponerse en el lugar del otro es imprescindible para que los niños tengan un desarrollo equilibrado de sus emociones. Pero, curiosamente, una forma de promoverla es trabajar la empatía hacia los animales de los más pequeños.

Al hacer el esfuerzo cognitivo de ponerse en el lugar del animal (al que de forma natural se siente atraído por un proceso llamado biofilia), a los pequeños luego les cuesta mucho menos ponerse en el lugar de otras personas. Además, esto aumenta otros aspecto como su sensación diversión o seguridad, así como su capacidad de brindar ayuda a los demás.

De hecho, el ejercicio de ver e intentar entender la comunicación animal, tanto entre miembros de la misma especie como con los seres humanos, también ayuda a los menores a mejorar su capacidad de empatía.

Por otro lado, hay que recalcar que el maltrato y la falta de compasión con los animales en los niños está asociado a unos altos índices de violencia con otros seres humanos. Este mal comportamiento no se limita solo a la infancia, sino que se repite durante la edad adulta.

Cómo promover la empatía hacia los animales

Fomentar la empatía animal en los peques de la casa es básico para tener una mascota feliz y un niño con un desarrollo adecuado de la capacidad de relacionarse con los demás.

¿Qué mejor inversión en felicidad hogareña que la de fomentar la empatía con los animales entre los niños? Así se consigue una mascota feliz y un niño alegre, sociable y preocupado por los demás. Consíguelo con estos pequeños gestos.

1. Conviértete en un ejemplo

Básico. Si los niños ven que los adultos de su alrededor tratan bien a los animales y los respetan, copiarán este comportamiento. Entenderán que esa es la forma adecuada y habitual de relacionarse con otras especies y lo tomarán como ejemplo.

2. Habla con ellos sobre el tema

En función de la edad que tengan, puedes hablar con ellos sobre algunos temas como el abandono, las protectoras o las condiciones de los animales en el zoológico. Seguro que te llevas una sorpresa sobre la madurez que pueden tener algunos niños en estos temas. 

3. Cuéntales cuentos sobre animales

¿Tus hijos aún son muy pequeños como para tratar cuestiones más complejas? No pasa nada, puedes contarles cuentos que tengan animales como protagonistas. De esta forma, les será más fácil ponerse en su lugar y entender que tienen sentimientos.

Promover la empatía animal es, como ya has visto, básico para el desarrollo de la personalidad de los niños. ¡Y también para la alegría de tus mascotas! Así que manos a la obra. Pero si lo que quieres crear es un mundo un poco más feliz y empático con el resto de especies, ¡comparte este artículo en tus redes sociales!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email