Son, junto con los agapornis, una de las aves de compañía más recurrentes en los hogares de Occidente. Sin embargo, la cautividad no siempre sienta bien a estos coloridos pájaros que también manifiestan diferentes patologías en las clínicas veterinarias. Las siguientes enfermedades en periquitos son las más habituales.

Sarna cnemidocóptica

Es una afección provocada por el ácaro cnemidocoptes, responsable de hiperqueratosis o hinchazón de la piel de las patas y el pico. Este tipo de sarna se suele paliar con ivermectina vía intramuscular, subcutánea u oral.

Deficiencia de yodo

El consumo de semillas poco variadas implica una falta de yodo en la dieta del periquito, ya sea macho o hembra.

El yodo es un nutriente que regula las hormonas tiroideas del pájaro pero si no se le administra lo suficiente, puede formarse un bulto en su cuello conocido como bocio.

Si tu periquito está enfermo, variar su dieta o incorporar un suplemento de yodo son dos de las mejores alternativas.

Clamidiosis

Es una enfermedad que se manifiesta ante situaciones de estrés por falta de higiene o cambio de ambiente. Los principales síntomas son la conjuntivitis, ruidos respiratorios o incluso diarrea. La clamidiosis suele tratarse con doxiclina, un antibiótico enfocado a esta especie.

Problemas reproductivos

El trastorno de la puesta o la rotura de los huevos en el abdomen son dos de los problemas de reproducción más usuales. Una rotura puede fracturar el abdomen o provocar peritonitis, por lo que la solución más recomendable para esta enfermedad es optar por un implante hormonal a través de sedación.

Y ahora que ya sabes cuáles son las enfermedades de los periquitos más comunes, si percibes que tu mascota puede estar padeciendo alguna, en La Fortuna te asesoramos acerca de todas las alternativas para abordar su afección.