Las 10 enfermedades más comunes en perros domésticos

enfermedades-perros

Gracias al conocimiento previo de las distintas enfermedades más comunes que pueden padecer nuestros perros, podremos detectar los síntomas y señales de las patologías más frecuentes. Así podremos aplicar, cuanto antes, el tratamiento adecuado a cada dolencia; y de esta manera mejorar el bienestar de nuestras mascotas.

El moquillo

Es una enfermedad de carácter vírico que afecta a órganos de nuestra mascota tales como el sistema nervioso, las vías respiratorias y el sistema digestivo. El moquillo es muy contagioso y puede ser una enfermedad mortal si no se trata adecuadamente, aunque con un ciclo de vacunaciones correcto puede prevenirse y evitarse.

Pueden pasar varias semanas antes de que el perro muestre síntomas. No obstante, entre las señales que indican que nuestra mascota tiene moquillo está la diarrea, los vómitos, dificultad respiratoria, heces con sangre, fatiga, pérdida de apetito, dermatitis, fiebre, tics de carácter nervioso o fallos en las articulaciones.

En el tratamiento del moquillo se aplican medicamentos para tratar los síntomas que se presente según la fase de la enfermedad : expectorantes, fármacos para paliar el dolor, complementos y suplementos alimenticios, vitaminas para los tics nerviosos…

Parvovirus canino

Esta patología en perros, también llamada parvovirosis, puede afectar a cualquier can, y según la raza , incluso aunque esté vacunado. Tiene una especial incidencia sobre todo en cachorros, en los que el parvovirus puede causar su fallecimiento. Este virus afecta sobre todo al intestino del animal, pudiendo llegar la infección a extenderse a otros órganos a través de la sangre.

En lo que respecta a los síntomas, el parvovirus provoca un cuadro gastrintestinal agudo : diarrea, vomitos, fiebre, una rápida deshidratación, debilidad general, cansancio excesivo y disminución del apetito. Esta pérdida de fluidos corporales puede ocasionar el shock.

No hay un tratamiento específico contra el parvovirus. Es aconsejable compensar la deshidratación que sufre el animal e imponer un tratamiento auxiliar, para evitar que surjan infecciones originadas por bacterias.

enfermedades-perros

La leishmaniosis

La infección de esta enfermedad, transmitida por la picadura de un tipo de mosquitos, provoca síntomas y consecuencias diferentes en cada animal dependiendo del tipo de cuadro que se desarrolle. En algunos casos no se producen los síntomas o no afectan a órganos importantes; en otros animales, los problemas que se originan en su organismo pueden ser letales.

Hay una gran variedad de señales que indican que la leishmaniosis ha hecho aparición: problemas de carácter digestivo, inflamación de ganglios, lesiones en la piel, cojera, alteraciones en los ojos, excesivo adelgazamiento, problemas graves en los órganos vitales…

El tratamiento de la leishmaniosis no es sencillo ya que es una enfermedad crónica que no tiene cura. Actualmente los tratamientos han mejorado bastante y permiten dar al paciente una calidad de vida muy buena. Como decíamos no hay una cura para esta patología; el tratamiento sirve para paliar los síntomas, pero no evitará recaídas.

Enfermedad del gusano del corazón

También denominada dirofilaria, la enfermedad del gusano del corazón se transmite a través de mosquitos infectados con larvas de un gusano llamado “Dirofilaria”.

Los síntomas de esta enfermedad pasan por toses, hemorragias nasales, agotamiento en el animal, adelgazamiento sin causa, inapetencia, insuficiencia cardíaca, etc. Si no se trata a tiempo, esta patología puede originar la muerte del animal.

Hay muchos productos y medicamentos que pueden prevenir el contagio del gusano del corazón y paliar el efecto de los síntomas.

La tos de las perreras

Se trata de una enfermedad que suele desarrollarse y contagiarse en lugares donde hay gran cantidad de perros. Es una patología muy contagiosa que se produce por un virus y que causa una infección bacteriana generalizada. No es grave y puede combatirse fácilmente con el tratamiento adecuado.

Los síntomas varían según cada perro, pero lo más característico es una tos seca, permanente y ronca a causa de la inflamación en las cuerdas vocales. Además, suelen aparecer vómitos, decaimiento general, excesiva fatiga, etc.

El tratamiento de la tos de las perreras suele hacerse mediante antibióticos y antinflamatorios para la garganta.

enfermedades-perros

Otras enfermedades de los perros y sus síntomas: Infecciones más comunes

Las infecciones no afectan solo al ser humano. De hecho, los perros son una especie propensa a desarrollar este tipo de padecimientos en su piel, huesos y órganos internos. Lo peor es que algunas de estas enfermedades caninas pueden significar el fallecimiento, sin remedio, de nuestras queridas mascotas.

Una gran cantidad de perros domésticos mueren anualmente a causa del descuido y desconocimiento de sus amos. Querer a los animales significa tener consciencia de algunos conocimientos sobre los males que les aquejan.

A continuación, veremos algunos tipos de infección en perros y sus síntomas.

Ellos también pueden padecer Otitis

Los oídos de los perros son un blanco fácil de infecciones. Los motivos por los cuales ellos sufren de este cuadro clínico son parecidos a las de las personas: alergias, una mala higiene o la acumulación de pelo excesivo en la zona interna de la oreja.

Aunque el nivel de gravedad no suele ser alto, es preciso prestar atención sobre las señales que dan las mascotas. Si un perro se rasca excesivamente la oreja hay una fuerte probabilidad de infección. Por esa razón, si se hace una revisión y notamos que desprende mal olor del órgano auricular, entonces es hora de visitar al veterinario.

¿Qué debe hacerse con estas dolencias? Lo primero será la limpieza del oído y disminuir la sensación de picazón. Existen algunos tratamientos sencillos que pueden ser implementados por los mismos dueños.

La famosa y desagradable sarna

La sarna en perros es una infección provocada por ácaros. Afortunadamente, esta es una enfermedad bien conocida a nivel mundial y los amantes de mascotas pueden tomar todas las precauciones para evitarla.

Existen muchos tipos de sarna que se pueden clasificar según el nombre del ácaro que la produce: sarcóptica, demodécica, otodéctica, entre otros. Es fundamental identificarla a tiempo para evitar su expansión.

La temida sarna es motivada por falta de higiene, exposición a los ambientes insalubres o contagios debidos al contacto con otro canino infectado. No debemos confundirla con la dermatitis en perros, que se produce por una categoría de hongos denominada Malassezia.

enfermedades-perros

Conjuntivitis canina

Los canes también pueden sufrir infecciones oculares. Los síntomas más comunes son el lagrimeo, inflamación y picazón. Existen diferentes tipos de conjuntivitis y la más habitual es la queratoconjuntivitis seca, inducida por el sistema inmunológico del propio animal.

Ante los primeros síntomas, lo mejor es aislar al perro de los agentes de riesgo. Un dato interesante es que los caninos son más propensos a sufrir este padecimiento durante el verano. También es sabido que existen razas que tienen una mayor propensión a sufrir esta sintomatología.

Para evitar esta afección es recomendable cortar el pelo que caiga sobre los ojos de la mascota y procurar que el animal no se acerque a entornos sucios y contaminados. Otra buena medida es evitar los paseos durante las horas más calurosas del día.

Las peligrosas infecciones anaeróbicas

Las infecciones anaeróbicas suelen generarse en torno a una herida profunda o después de alguna intervención quirúrgica. Puede tratarse de una infección de alta gravedad, que incluso podría significar la muerte para nuestra mascota.

Básicamente podemos detectarla cuando vemos que una herida tarda demasiado tiempo en curarse y regenerarse. Por esta razón, es muy importante recurrir al veterinario cuando nuestro perro participa en una pelea, o sufre daños graves en su piel por otra causa.

Cistitis canina

Las bacterias también pueden llegar a la uretra de tu mascota, en especial si es una perra hembra. Cuando esto pasa, el animal puede quejarse al orinar mediante un chillido leve. Si además le cuesta sacar el líquido, estamos ante la presencia de una infección urinaria.

La cistitis en perros puede ser originada por múltiples causas: medicamentos, piedras acumuladas, diabetes y hasta la presencia de tumores. Por todo ello, debemos entender la aparición de estos síntomas como el anuncio de otras posibles enfermedades de mayor gravedad.

En todos estos casos, el tiempo es muy valioso y es imprescindible actuar rápidamente.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-29T10:39:23+00:00