¿Alguna vez has visto un estornudo inverso en perros? Seguro que sí, aunque, quizá, no sabías cómo se llamaba o qué era exactamente lo que estaba sucediendo. Te explicamos todo lo que debes saber sobre este curioso fenómeno respiratorio de tu mascota y cómo debes actuar.

Un estornudo inverso es una serie de inhalaciones muy fuertes y ruidosas causada por un espasmo en la garganta y el paladar.

Se trata de una serie de inhalaciones fuertes de aire (es decir, justo el proceso contrario del que sucede con un estornudo normal) acompañadas de una postura en la que el perro generalmente baja un poco la cabeza y abre las patas.

Las razas branquicefaleas, como bóxer, carlino o bulldog, son más propensas a sufrir estos pequeños ataques de inhalaciones ruidosas, potentes y rápidas, ya que tienen la tráquea y la garganta más pequeñas.

Muchos dueños creen que, si su perro está sufriendo un estornudo inverso, es un síntoma claro de que padece una enfermedad o de que se está ahogando. Nada más lejos de la realidad. Son tan normales en esta especie como los clásicos en la nuestra. En general no hay absolutamente nada de qué preocuparse.

¿A qué se debe y cuáles son sus consecuencias?

La causa de estos pequeños ataques es una especie de espasmo en la zona de la garganta y el paladar. Esto desencadena una reacción un poco irritante que finalmente deriva en estos curiosos estornudos.

Este proceso puede darse en momentos de una gran emoción, después de una sesión intensa de ejercicio físico o por tener el collar demasiado apretado. También hay algunos agentes externos que pueden producir esta reacción, como algunos perfumes, determinados productos de limpieza, cambios de temperatura o incluso el polen.

Como ya hemos comentado, la reacción más común por parte de los dueños es pensar que el animal se está ahogando, que tiene un ataque de asma o algo aún peor. Pero, generalmente, no ocurre nada de eso. De hecho, cuando terminan las inhalaciones el perro continúa respirando con normalidad sin problema aparente.

En caso de que creas que es algo más que un estornudo inverso, ves que el ataque no cesa, que jadea mucho cuando termina o que estas inhalaciones aparecen de forma tan frecuente que pueda llegar a afectar a la calidad de vida del animal, debes llevar al perro al veterinario más cercano para que determine la causa de esta situación.

Qué hacer si mi perro padece estornudo inverso

Realmente el perro no necesita ningún tipo de ayuda si los estornudos son normales y regulares. Pero si quieres crees que precisa de tu ayuda, siempre puedes hacerle un ligero masaje en la zona de la garganta para que se relaje.

También puedes poner la mano muy suavemente sobre el hocico del perro durante un par de segundos para detener la entrada de aire durante un instante. Este gesto provocará un reflejo en forma de deglución de saliva que, en la mayoría de las ocasiones, para el espasmo.

No obstante, en general no tienes por qué hacer absolutamente nada, ya que el estornudo inverso en perros es normal y no un síntoma de enfermedad o patología alguna. Aunque sea muy aparatoso, no tienes que asustarte. Pero si tienes alguna duda sobre si tu perro realmente tiene uno de estos ataques de inhalación, siempre puedes dirigirte a nuestros centros. Os atenderemos genial tanto a ti como a tu cuadrúpedo amigo.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email