Lo hacen en diferentes situaciones y, por ello, es necesario que prestes atención por si es síntoma de una posible enfermedad. De hecho, si un gato babea en exceso, puede deberse a alguna de estas causas (aunque siempre debes confirmarlo con un veterinario).

Antes de nada, tienes que partir de una base: un exceso de baba no es normal en los felinos. Sí es normal que los gatos se laman para limpiarse, pero no que saliven en exceso. 

Por lo tanto, si tu minino se ve en esta situación, deberías ir al veterinario cuanto antes para identificar el problema y evitar males mayores. No en vano, no suele ser un buen síntoma y conviene evitar situaciones complicadas.

Los gatos que babean pueden tener problemas de exceso de salivación, cuerpos extraños, estrés, malformaciones o trastornos.

Hay una excepción por la cual a un gato se le cae la baba y no tiene por qué implicar peligro. Son las malformaciones congénitas. En cualquier caso, y para salir de dudas, te convendrá que tu veterinario lo haya diagnosticado previamente. Estos son los principales supuestos por los que tu amigo felino puede salivar en exceso:

Exceso de estrés

Estos animales son sensibles a los cambios de hábitos porque, en el fondo, son de costumbres. Por lo tanto, si tu gato saliva mucho es posible que esté nervioso. Eso sí, hay que saber distinguir si se trata de una situación puntual o, por el contrario, de un cambio estructural.

Intoxicación

Un gato que se intoxica va a babear y, en este caso, lo que se impone es que busques una solución inmediata.

Esto puede suceder por algo que le produzca alergia, por una bebida tóxica o, simplemente, por un fármaco que tenga efectos secundarios.

Cuerpos extraños

¿Sabes lo que pasa cuando te tragas una espina de un pescado? Pues algo parecido le pasa a tu peludo compañero cuando traga un cuerpo extraño. Si ves a tu gato babeando por esta razón, lo importante es tratar de solucionar el problema cuanto antes visitando un centro veterinario.

Enfermedades bucodentales

Las afecciones bucodentales crean, por regla general, un exceso de saliva. La mayoría de estas situaciones no son especialmente graves si se tratan a tiempo. Ahora bien, es conveniente que puedas dar un tratamiento a tu mascota. La periodontitis, tonsilitis o gingivitis en gatos son algunos de los casos más recurrentes.

Trastornos metabólicos

Los trastornos metabólicos constituyen uno de los principales causantes por los que a tu gato se le cae la baba. La estomatitis urémica es una de las principales situaciones que pueden generar problemas en la boca y, con ello, los excesos de salivación.

Como puedes ver, si un gato babea mucho, puede deberse a múltiples razones. Comparte este artículo en tus redes sociales para ayudar a otros propietarios a entender mejor los problemas de salivación de sus mascotas.