Adoptar un gato callejero es un gesto muy noble que igualmente entiende de diferentes medidas y prevenciones para asegurar la adaptación del minino. Te contamos qué hacer si adoptas uno.

Los gatos tienen siete vidas y son unos supervivientes natos. Sin embargo, un minino adoptado que disponga de un hogar, cariño y mejores comodidades siempre supondrá un plus en su calidad de vida. Para ello, es necesario aplicar diferentes medidas para asegurar su adaptación y evitar que sufra, especialmente si se trata de un adulto que ya cuenta con hábitos propios.

Ir al veterinario

El chequeo a través de un especialista es la mejor base sobre la que trabajar, tanto si se trata de un cachorro o adulto. El veterinario será el encargado de comprobar si sufre alguna enfermedad, tiene pulgas, si ha sido contagiado de leucemia o moquillo, e incluso si ha sido envenenado. Además, podrá administrarle las vacunas que requiera. Y, en caso de ser necesario, esterilizarlo para que la gata no sufra y el gato no se escape en busca de nuevas conquistas.

Preparar la casa

El gato callejero en casa debe adaptarse lo más fácilmente a nuestro hogar y, para ello, necesitas de unos aliados básicos: Comida y agua, en función de su edad, caja de arena para que pueda limpiarse y hacer sus necesidades, cama para dormir (el gato lo agradecerá tras pasar tantos años en la calle) y rascadores, ya que los felinos necesitan afilar sus uñas y tenerlas bien cuidadas, motivo por el que este elemento es imprescindible.

No forzar al gato

Como consejo extra, recomendamos no forzar al gato callejero en el piso a interactuar o moverse de su refugio en los primeros días. El animalito necesita explorar este nuevo espacio y quizás no quiera salir de su cama en unos días. Como mejor anzuelo, puedes insertar una caja de cartón en casa, ya que les vuelve locos.

Que no se escape

Procura cerrar ventanas y puertas cuando no estés en casa, ya que el gato puede seguir persiguiendo sus instintos callejeros y saltar. Si tu casa dispone de terraza o jardín, asegúrate de que la valla es lo suficientemente alta para que no escape.

Tu veterinario se convierte en el mejor aliado a la hora de contestar todas tus preguntas si quieres meter un gato callejero en casa. No dudes en consultar todas tus dudas en La Fortuna.