Si tienes un gato ciego, puedes ayudarle para que tenga una vida plena y feliz. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? No te preocupes, aquí te damos unas pautas útiles para el día a día de tu amigo.

Lo primero que has de identificar es si tu felino padece de ceguera. Cuidar de los gatos ciegos de nacimiento es más fácil porque desde el primer momento han padecido esta circunstancia y los puedes educar.

Sin embargo, cuando la ceguera es sobrevenida, por glaucoma, tensión ocular alta u otros motivos, es posible que tu compañero se choque fácilmente al principio y que esté confuso.

Sin embargo, tenemos una buena noticia para ti: el olfato de los gatos está muy desarrollado. Esto significa que es posible que el tuyo tenga una buena calidad de vida a pesar de este problema. Sea cual sea su edad, hay alternativas útiles para hacer que su día a día sea agradable y feliz.

Mantén en orden tu casa

Los gatos ciegos utilizarán el olfato, el tacto y el oído para sortear obstáculos. Lo mejor que puedes hacer para evitar tropiezos (sobre todo en mininos en los que la ceguera llegue cuando ya son mayores) es no cambiar los muebles de sitio y que todo sea previsible. El orden es el mejor aliado para tu felino y, si haces una mudanza, ten en cuenta que tu mascota necesitará un periodo de adaptación.

Los gatos ciegos pueden tener una buena calidad de vida si mantienes la casa en orden y les ayudas a estimular otros sentidos.

Por otro lado, la mayoría de los gatos quieren tener cierta autonomía pero, en este caso, habrá que acotarla. Si tienes jardín en tu casa, asegúrate de que está cerrado para que tu mascota no se pierda.

Habla con tu mascota con frecuencia

La interacción con tu mascota es más importante aún que en un gato con buena visión. Es fundamental que hables más y que la llames porque eso ayudará a que tu felino se pueda ubicar bien en la casa. Esta es una manera de que ejercite los sentidos que funcionan bien.

El gato que ha perdido la visión necesita tomar nuevos puntos de referencia. Esto es más importante aún si la pérdida ha sido repentina, así que conviene que le ayudes con tu voz. Esto permitirá que el movimiento de la mascota sea previsible y que se minimicen los problemas.

Jugad con más frecuencia

El juego siempre es importante con un gato, pero mucho más si no tiene visión. Existen juguetes para gatos ciegos que azuzarán los sentidos del tacto y el oído. La idea es que tu amigo se acostumbre a esta circunstancia y utilice las otras posibilidades de ubicarse que tiene a su alcance.

Jugar y mimarlo no es solo una demostración de que lo quieres, lo cual ya sería de por sí un motivo poderoso por razones psicológicas. Es, además, una buena manera de acompañarlo en el proceso de descubrir o redescubrir su entorno.

Un gato ciego puede tener una buena calidad de vida si tú le echas una mano. Comparte este artículo en tus redes sociales para que otros dueños de mascotas puedan saber cómo actuar ante esta situación.