No se andan con tonterías cuando quieren decirte que no están de buen humor. Te contamos las señales de que tu gato está enfadado y cómo calmarlo.

Señales de que tu gato está cabreado

Mirada fija: los gatos pueden llegar a ser muy expresivos, y esa mirada fija es la prueba más clara. Otra indicación de que podría estar enfadado es cuando se le dilatan las pupilas, si bien esta expresión puede deberse a otros muchos motivos.

Las orejas se inclinan hacia atrás: podemos adivinar el mood de muchos animales por la ubicación de sus orejas, y el de un gatito enfadado es uno de ellos. Las orejas inclinadas hacia atrás es un indicador de que tu felino está muy enfadado, por lo que recomendamos no tocarlo cuando le veamos así.

Se esconde debajo del sofá: es otra señal de que las cosas no van bien. Sin embargo, esta situación puede indicar dos motivos: que el gato está enfadado contigo, o que tiene miedo y ha encontrado protección en ese hueco seguro.

Te muerde la mano si lo acaricias: tu mascota está intentando controlar la situación y no se siente nada relajada si realiza este gesto.

Bufido: uno de los sonidos insignia del gato y herencia propia de sus antepasados depredadores. El bufido indica que se siente amenazado y que está preparado para atacar si es necesario.

Cómo calmar a un gatito enfadado

Háblale y actúa con él de forma relajada. Por ejemplo, puedes hablarle con cariño y voz tranquila. Atrae a tu mascota con un poco de comida húmeda para que confíe y se sienta seguro. Déjalo que deambule hasta que se le pase el enfado. Y sobre, todo, ten paciencia, ya que muchas veces no podemos pretender que un gato cabreado se calme al segundo. No obstante, trata de ahorrarle presencias o estímulos innecesarios.

Y ahora que ya sabes cómo reconocer a un gato enfadado, si tienes cualquier duda acerca de su comportamiento, en La Fortuna contestamos a todas tus preguntas.