Si mi gato se ha escondido ¿qué hago?

gato-escondido

 

 

 

Llegas a casa como cualquier otro día y tu peludo amigo no va a saludarte.

¿Dónde se ha metido? Y, sobre todo, ¿por qué?

Te explicamos las razones más habituales por las que un gato puede estar escondido y las fórmulas más eficaces de seducirlo para que salga de su guarida.

 

 

¿Por qué mi gato se esconde y no quiere salir?

Como ya seguro que has podido comprobar, a estos felinos les encanta tener un ratito para sí mismos a diario. En general suelen pasarse largos ratos en su rincón favorito de la casa mientras se acicalan o, simplemente, duermen un rato lejos del resto de la familia.

Sin embargo, hay otras razones por las que tu mascota puede no querer interactuar contigo. Buenos ejemplos son el miedo o la inseguridad tras la llegada a casa de algún extraño o si hay mucho ruido en la calle. En tal caso, seguro que en cuanto se sienta tranquilo y sin amenazas cerca, saldrá de su refugio sin problema. También cabe la posibilidad de que se oculte si se intuye que vas a bañarlo o si vas a hacer algo que no le gusta.

Otra explicación plausible cuando un gato se esconde puede ser el frío. Estos animales son increíbles encontrando los lugares más calentitos de la casa, por lo que si están a gusto en su rincón va a ser complicado que salgan. En esos casos te lo puedes encontrar entre las mantas colocadas en un armario, bajo el nórdico de la cama o entre los cojines del salón. Ten mucho cuidado en estas situaciones y haz todo lo posible porque aparezca antes de tener un pequeño accidente.

 

gato-escondido

 

Cómo hacer salir a un gato escondido

Si después de dejar a tu mascota sola en casa no la encuentras, aplica estos pequeños trucos:

  • No hagas ruido: si tienes que hacer tareas domésticas o ibas a ver la tele, posponlo para más tarde. Deja que el silencio se imponga en la casa para que crea que no hay nadie y salga tranquilamente.
  • Coge algo que le guste: las latas de comida húmeda o las bolsas de chuches son una muy buena opción. Haz ruido con ella (como si fueras a abrirlas) y paséate por la casa. Seguro que el muy glotón sale corriendo de su resguardo.
  • Conviértete en un felino: si nada de esto funciona, puede ser que esté asustado. Para tranquilizarlo, maúlla suavemente. Eso le ayudará mucho a volver a la calma y a sentirse a salvo de nuevo.
  • Dale tiempo: en ocasiones estos animales son un poco cabezotas, por lo que no podemos obligarles a salir si en ese momento no les apetece en absoluto. Permite que tu pequeño se tome su tiempo y seguro que en menos de lo que esperas tu compañero estará ronroneando a tu lado.

 

¿Conoces algún amigo al que le vendría genial este post? Compártelo en redes y échale así una mano. Seguro que entre los dos podréis ayudar a encontrar a vuestro gato escondido.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-11-08T11:10:54+00:00