Gato manx: Todo sobre esta raza de origen británico

 

gato-manx

 

Cariñoso, robusto y un gran depredador sin cola.

Así es el gato manx, perfecto tanto para convivir en un piso como para cazar animales indeseados en un chalet.

Descubre todo acerca de esta mascota de origen inglés y rasgos muy marcados.

¡Te encantará!

 

 

Características físicas del gato manx

En primer lugar, hay que destacar su cola. Aunque la mayor parte de estos animales no tienen cola de forma natural debido a una mutación genética, otros sí que tienen una pequeña cola. De hecho, muchos ejemplares que son considerados plenamente manx cuentan con una cola normal, con una longitud similar a la de cualquier otro felino.

Entre uno y otro caso hay toda una serie de longitudes intermedias. Las más comunes son la cola riser (la cola es de apenas tres vértebras, por lo que no puede moverla) y la cola stumpy (en este caso la cola tiene algunas vértebras móviles).

Otra de sus principales características son las patas, pues tiene las delanteras más cortas que las traseras. Este rasgo, junto con el de la ausencia de cola, le da un cierto aspecto de conejo. Este hecho ha derivado en mitos sobre su origen que hablan sobre un cruce fértil entre un gato y uno de estos roedores. Como a estos últimos, el tener las patas traseras más grandes y fuertes les permite llevar a cabo saltos espectaculares, lo que les ha ayudado a ser grandes cazadores de aves pequeñas y otros animales.

Aunque tienen el pelo más bien corto (por lo que no precisan de tantas visitas a la peluquería de mascotas), es importante que les cepilles cada semana para evitar que padezcan de bolas de pelo en el estómago (para lo que también puedes utilizar la malta para gatos).

Por último, debemos destacar la cara del gato de manx, que, en lugar de ser afilada al como el europeo común, es más ancha y de pronunciados mofletes. Los ojos y las orejas de este felino también son bastante redondeados.

 

gato-manx

 

Tipos de gatos manx

Aunque su origen es inglés (de la Isla de Man), existe una variante norteamericana de esta raza. De hecho, estas dos distinciones son las que han sido reconocidas sin ser consideradas razas aparte. El inglés es algo más fino que el norteamericano, que resulta más robusto que cualquier otra variante de Manx.

 

El comportamiento de los felinos de esta raza

Son muy apacibles, cariñosos y afectivos con sus dueños. Además, se adaptan muy bien a la convivencia en un piso. Sin embargo, en este caso es imprescindible jugar con él para que haga ejercicio. Estos gatos son muy longevos siempre y cuando se cuide con mimo su alimentación y su estado físico.

En caso de que tengas un chalet con jardín y le dejes salir a estirar las patas, su gran instinto depredador le hará cazar todos los pequeños animalillos que encuentre. Pero antes de que esto ocurra debes tener al día todas sus vacunas. De esta manera no cogerá ningún tipo de enfermedad.

 

Como ves, el gato manx es el perfecto compañero de piso. Si tienes uno recuerda traerlo a nuestro centro veterinario para mantener su salud en perfecto estado. ¡Así te acompañará durante muchos años!

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-06-12T13:44:51+00:00