Los gatos y el frío, ¿cómo les afecta?

gatos-y-frio

En temporada invernal y con la bajada generalizada de las temperaturas, si tienes un gato como mascota, tienes que protegerlo del frío. Los gatos tienen una mayor sensibilidad que nosotros los humanos a los cambios de temperatura. Pero… ¿Los gatos soportan el frío? Te diremos algunos factores para que sepas como afecta el frío a tu gato.

Gatos frioleros: ¿Los gatos tienen frío?

La temperatura corporal de nuestro felino no se mantiene fácilmente en invierno. Sobre todo si tiene poco pelo. Aunque suelen mudar el pelo  en otoño para aguantar mejor el frío invernal, ellos buscarán cualquier estufa, radiador, chimenea, y toda fuente de calor que encuentren.  Así que… ¿Hasta qué temperatura aguantan el frío los gatos? Pues se dice que soportan con facilidad los 50 grados.

Para que evites el riesgo que de tu minino pueda tener un accidente, lo mejor es apagar calefactores, estufas, chimeneas, etc., cuando vayas a salir de casa. Los gatos son muy curiosos y pueden acabar metiendo las patas en estas fuentes de calor, incuso acercando demasiado su cara (son animales con una gran curiosidad).

También puede ocurrir que jueguen y salten en torno a los calefactores y acaben tirándolo al suelo, o bien introduzcan cualquier objeto, con el riesgo de incendio.

Cada gato reacciona al frío de manera diferente

Algunos gatos son más sensibles que otros al frío. ¿De qué depende? De la edad, del tamaño, de la raza, y de la cantidad de pelo que tengan. Hay razas más delicadas, con poco pelo, como es el caso de los siameses. El gato Sphynx, por ejemplo, no tiene nada de pelo, por lo que necesita una mayor protección contra el frío.

Al principio de la vida del gato y cuando tienen más de 7-8 años, tienen una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas. En estas fases, el sistema inmunológico de los felinos domésticos no está al cien por cien.

Para que las temperaturas no les afecten demasiado es importante que tengan una buena alimentación. Tu veterinario de confianza podrá asesorarte sobre las pautas para cada fase de la vida del gato.

Exteriores e interiores

Si tu gato tiene una intensa vida exterior, puede que necesite un aporte extra de energía en su alimentación. Ello ocurrirá si pasa gran parte del día por tejados, patios, en el jardín, patio, etc.

En cambio, si es muy casero y sale poco de casa, y la vivienda cuenta con una buena calefacción, la alimentación de tu mascota no necesitará suplementos específicos en invierno.

También hay que considerar que los gatos hacen menos ejercicio en invierno. Si añadimos extras a su alimentación, puede que no los quemen como en otras épocas del año en las que tienen una mayor actividad.

En los días de otoño e invierno en que luzca el sol, lo mejor es aprovechar estos rayos solares que beneficiarán a tu gato, y le ofrecerán una buena temperatura. Abrir las cortinas para que entre sol es la mejor opción.

Otra cuestión importante es la sequedad del aire en casa, a causa de la calefacción. Lo mejor es el uso de un humidificador, o bien colocar recipientes con agua a lo largo de la vivienda.

¿Pueden resfriarse los gatos?

La respuesta es afirmativa. Lo sabremos si observamos en ellos algunos síntomas, como unos ojos más llorosos de lo normal, que estornuden con frecuencia, más mucosidad, y menos ganas de correr y jugar que de costumbre.

En estos casos de señales de enfermedad, hay que llevar a nuestro gato al veterinario, para que le imponga el tratamiento adecuado, y evitar que el resfriado se complique y pueda llegar incluso a los pulmones.

Esperamos haber despejado tus dudas en torno a los gatos y el frío. Y si hemos resuelto tu duda y te ha gustado el artículo….¡Compártenos!

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2017-09-29T10:18:35+00:00