Glaucoma en perros: síntomas y tratamiento de esta enfermedad

Cuando nuestra mascota lo pasa mal, nos desvivimos por ella. Prueba de ello es que estás leyendo estas líneas para saber qué es y cómo tratar el glaucoma en perros. Te explicamos todo acerca de esta enfermedad para que sepas cómo ayudar a tu mejor amigo cuadrúpedo.

El glaucoma canino consiste en un aumento de la presión intraocular por un exceso de líquido en el ojo.

Es un exceso de líquido en el interior del ojo que aumenta la presión ocular, degenera el nervio óptico y la retina y puede llegar a ocasionar ceguera. Esta enfermedad puede ser hereditaria o manifestarse a causa de otra patología (en este segundo caso el pronóstico es más alentador). Por otra parte, puede volverse crónica o tener solo fases agudas.

Síntomas del glaucoma en perros

Aunque el síntoma más claro es la apariencia borrosa y ligeramente azulada que adquiere el ojo cuando el perro padece esta enfermedad, este se produce cuando ya el perro ha perdido una gran parte de la visión. En este punto ya te vendría bien seguir un protocolo de cuidados para perros ciegos (tras acudir al veterinario, por supuesto), ya que tu mascota tiene el sentido de la vista muy afectado.

En consecuencia, es importante que estemos pendientes del comportamiento del animal para detectar otros cambios en sus hábitos o en su actitud. Algunos de ellos son sensibilidad en ojos y cabeza, vómitos, aspecto nublado en los ojos cuando están expuestos a la luz o dificultad para la localización espacio-temporal.

Si comienzas a sospechar que tu peludo amigo puede tener este glaucoma ocular en perros lo primero que debes hacer es acercarte a un centro veterinario. Los profesionales del Grupo veterinario La Fortuna te ayudarán a ti y a tu mascota para determinar el diagnóstico concreto, el mejor tratamiento a seguir y los cuidados especiales que debas brindarle.

Glaucoma en perros: tratamiento

Lo importante en el caso de que tu perro esté sufriendo esta enfermedad es cuidar al máximo la salud el ojo sano que le queda. Esto se debe a que hay un riesgo considerable de que este órgano sano comience a sufrir la enfermedad.

Entre las principales recomendaciones para el glaucoma canino y su tratamiento (teniendo en cuenta que las que debes seguir son siempre las que te indique el veterinario) están el cambio de la correa por el arnés y el cuidado de su dieta. Esto se debe a que el collar puede aumentar la presión intraocular y a que determinados alimentos pueden ayudar a disminuirla.

Dado que los perros no ven de la misma forma que los humanos, este sentido no es tan importante para ellos como lo es para nosotros. Su olfato está mucho más desarrollado que el nuestro, por lo que se ayudan de él para obtener información del mundo que les rodea.

En consecuencia, y teniendo en cuenta que es fundamental en estos casos que el perro se siga sintiendo querido y se mantenga feliz, te aconsejamos llevar a cabo algunos juegos de olfato con él. Así se mantendrá alegre y podrá seguir divirtiéndose utilizando un sentido que no tiene afectado.

Aunque esperamos que con estas líneas hayas podido conocer un poco mejor esta enfermedad, recuerda que lo primero que debes hacer si sospechas que tu mascota puede estar sufriendo del típico glaucoma en perros es acudir al veterinario. Comparte este artículo en tus redes sociales para que más dueños de mascotas sepan cómo actuar ante este problema.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
2019-04-23T10:28:20+00:00