La vacuna contra la rabia

vacuna de la rabia

La rabia es una enfermedad de carácter viral, que afecta a los mamíferos y se transmite mediante el mordisco de un animal que ya está contagiado, ya que el virus se encuentra en la saliva. Aunque en un país como España esta enfermedad se asocia a los perros, la rabia se extiende a colonias de animales salvajes como los mapaches, zorros y zorrillos, murciélagos, etc.

La rabia está originada por un virus que ataca al sistema nervioso del animal que la padece. En lo que respecta a la vacuna contra la rabia, está desarrollada con un virus muerto y no puede provocar un nuevo contagio.

Una vez que la rabia afecta al cuerpo de un animal, no hay tratamiento alguno que pueda combatirla, su mortalidad es del 100%. Lo único efectivo es la prevención a través de vacunas antirrábicas.

 

Prevención en personas

Como método de prevención, la vacuna contra la rabia también se suministra a personas que están, por motivos personales o profesionales, muy expuestas a contraer la enfermedad, como es el caso de veterinarios, adiestradores, monitores, etc.

También es muy positivo vacunarse para los viajeros internacionales que pueden tener algún tipo de contacto con animales en diferentes partes del mundo.

 

Datos en España

En España se ha superado la enfermedad y solo quedan algunas comunidades, como Galicia, País Vasco y Cataluña, donde se han registrado algunos casos. La vacunación no tiene carácter obligatorio, aunque los expertos siguen recomendándola para los animales que tenemos en casa.

 

Calendario de vacunaciones

Los perros deben recibir la primera vacuna antirrábica en su época de cachorros. Después se irán vacunando de forma periódica según vaya indicando la ley de cada comunidad. Lo recomendado es que se realice una vez al año. La consulta con el veterinario es imprescindible para que sea él quien indique el calendario de vacunación.

Para los trabajadores de laboratorio y otros que pueden estar expuestos una y otra vez al virus de la rabia, se recomienda la prueba periódica de la inmunidad, y las dosis de refuerzo deberán administrarse según sea necesario. (Las pruebas o las dosis de refuerzo no se recomiendan para los viajeros). Pregunte a su médico para conocer más detalles

 

Fases de la enfermedad

En el momento en que se contrae se pasa, en primer lugar, por una fase denominada prodrómica, donde la conducta del animal se modifica drásticamente, transformando al animal más tranquilo y dócil en muy asustadizo. Curiosamente, muchos animales agresivos que contraen la rabia se vuelven con ella muy dóciles.

Las manifestaciones de la rabia son dos:

  • Rabia furiosa, caracterizada por mucha agresividad. El animal se vuelve muy irritable ante diferentes estímulos externos.
  • Rabia paralítica. Se caracteriza, como su propio nombre indica, por la parálisis de los músculos de la cabeza y el cuello, impidiendo que el animal trague saliva. En este caso el perro no puede tragar su propia saliva; la consecuencia es que no puede respirar y fallece.

 

En el Grupo Veterinario La Fortuna durante este mes de Junio tenemos una campaña antirrábica en marcha de la que te puedes beneficiar.

unnamed (1)

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:49:59+00:00