¿Qué es la malta para gatos y para qué sirve?

malta-para-gatos

 

 

Los gatos adoran acicalarse. Tener el pelaje limpio y bien peinado es fundamental para ellos. Pero al pasar tanto tiempo al día lamiéndose la piel, los pelitos que ingieren pueden suponer un problema intestinal. ¿Cómo remediarlo?

La pasta de malta para gatos es la solución perfecta. Hoy vamos a explicarte todo lo relacionado con este fantástico remedio. Para poder evitar así las patologías derivadas de la ingesta de pelo en nuestros felinos amigos.

 

 

¿Qué es la malta para gatos?

Se trata de una especie de crema densa de color parecido al de la miel. Está compuesta en su mayor parte por grasas vegetales, aceite, extracto de malta (como no podía ser de otra manera), lácteos, fibra y levadura. Existirán algunas diferencias entre las marcas, pero la base siempre debe ser el extracto. Generalmente se presenta en formato tubo, lo que deriva en que muchas personas se la den a sus gatos dejando que laman directamente de la boquilla mientras aprietan la base.

El efecto laxante de esta pasta ayuda a los gatos a eliminar los tricobezoares (más conocidos como bolas de pelo) a través de las heces, evitando así tapones en el aparato digestivo. En muchas ocasiones los mininos los expulsan tosiendo o con pequeños vómitos. Pero siempre es mejor ayudarlos para que los que queden en el estómago o en el intestino no deriven en problemas más graves. Algunos de los síntomas de los que debemos estar pendientes son náuseas, estreñimiento, vómitos de comida medio digerida o falta de apetito (aunque los gatos pueden dejar de comer por muchas razones).

 

malta-gatos

 

¿Cuánta malta dar a un gato y cada cuánto tiempo?

Hay unos mininos a los que les gusta más la malta que a otros. Es un hecho. Pero también dependerá mucho de la composición de la marca concreta que elijas. Si has probado con diferentes pastas y no hay manera de que se la coma por sí mismo, mánchale una patita o la comisura de la boca. De esta manera, al limpiársela la ingerirá sin darse cuenta. También puedes mezclarla con chuches o con su comida favorita.

Para los gatos que tienen el pelo corto, con una bolita pequeña (del tamaño aproximado de una almendra) un par de veces por semana será suficiente. Para gatos con el pelaje más largo, mejor aumentar la frecuencia a cuatro veces a la semana. De hecho, en épocas de muda o si vemos que nuestro gato tose demasiado a causa de la ingesta de pelitos, podemos incluso dársela diariamente (hasta que notemos cierta mejoría).

Recuerda que el cepillado (por lo menos una o dos veces por semana, e incluso más a menudo en épocas de muda) debe complementar a este producto para garantizar la salud de tu mascota. Además, con este gesto reforzarás el vínculo con tu gato, pues estarás participando en sus propios rituales de acicalamiento.

Como ves, la jalea de malta para gatos no puede faltar en tu casa si cuidas de un felino. ¿Quieres más consejos para atender a tu gato como se merece? Síguenos en redes sociales y estarás al día de lo mejor para tu mascota.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:41:07+00:00