¿Tu amiga peluda acaba de tener cachorritos y notas que tiene inflamación en las mamas? Es bueno que sepas en qué consiste la mastitis en perros, por qué se origina y cómo tratarla. ¡Echa un vistazo a tu perra para poder ayudarla!

Síntomas de la mastitis canina y sus causas

Si tienes una perra, te resultará muy fácil identificar esta dolencia porque notarás una inflamación en sus mamas, generalmente (aunque no siempre) después de dar a luz. Es fundamental que, desde el primer momento, busques un tratamiento para la enfermedad porque los cachorros, sin querer, pueden agravarla al tirar de las mamas.

Las mastitis es una dolencia en las mamas de los perros cuando están en el periodo de gestación o durante la lactancia.

Esta enfermedad es una infección que se origina por una bajada de defensas del cánido durante el embarazo y el periodo de lactancia.

Las bacterias que la originan son la E. coli, la Streptococci y la Staphyilococci, que dan lugar a una inflamación de las mamas y a una intoxicación de la leche materna (pierde nutrientes).

La gravedad de la mastitis es tal que, si no la tratas, puede acabar con el fallecimiento de tu amiga cuadrúpeda o con la alimentación artificial para los cachorros. Así que si ves algo que no te gusta en las mamas y lo contrastas con algunos de los diez síntomas de enfermedad en un perro, no lo dejes pasar.

Tratamiento para curar la mastitis de los perros

La mastitis canina tiene varias posibles acciones terapéuticas, pero es fundamental el diagnóstico precoz. Recuerda que el tratamiento a aplicar dependerá de lo avanzada que esté la enfermedad y de las circunstancias específicas del animal, de ahí que sea imprescindible la exploración por un veterinario.

En primer lugar, hay que tratar la enfermedad con antibióticos para eliminar de raíz el problema. En los casos más graves, habrá que operar para extraer la mama afectada.

Con estas pautas sobre la mastitis en perros, te resultará más sencillo saber si tu mascota y sus cachorritos corren algún riesgo y tardarás menos en dirigirte al profesional. ¡Comparte este artículo en redes sociales para que otros dueños sepan cómo actuar ante esta situación!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email