Picadura de oruga procesionaria en perros: época, efectos y tratamiento

oruga-procesionaria-epoca

Si hemos ido de excursión a zonas de pinos, es posible que hayamos visto, en más de una ocasión, a la orugas procesionarias.

Aunque a primera vista podría parecer un insecto con cierta gracia, porque está recubierta de pelo y camina en hilera, para nuestros perros tiene un gran peligro. La picadura de la oruga procesionaria podría causar la muerte al animal.

 

Picadura de la oruga procesionaria: La toxicidad de sus pelos 

Como hemos visto, su cuerpo es llamado Thaumetopoea pityocampa, el cual está totalmente recubierto de pelos, y en ellos hay una toxina que se llama Thaumatopina.

La época de la oruga procesionaria se desarrolla en invierno, en el momento en que abandona el nido y forma una hilera con ejemplares de la misma especie para ir buscando árboles que invadir. Se desplaza en procesión y de ahí su nombre.

Como dato curioso, los pelos que caracterizan a estos insectos son tan ligeros que una simple ráfaga de aire podría llevárselos, junto a la dañina toxina que contienen. En el contacto con los humanos, estos pelos también resultan muy tóxicos. Cabe destacar que además de dicha picadura, hay que tener en cuenta los parásitos en los perros.

 

Orugas y perros. ¿Qué pasa si un perro se come una oruga o entra en contacto con ella?

Esta larva inofensiva en apariencia, es muy peligrosa, porque sus pelos contienen una toxina peligrosa. Para los perros puede ser muy curiosa de ver y se acercarán a ella. Al intentar olerla, la larva desprenderá pelos con toxina y nuestras mascotas pueden intoxicarse rápidamente, con graves consecuencias.

¿Qué pasa si un perro se come una oruga procesionaria de pina o sufre una de sus picaduras? En seguida observaremos que el animal siente un fuerte picor en la zona afectada, generalmente en la nariz, la lengua, la boca y la garganta. Esta irritación cutánea podemos identificarla por el color rojizo en la zona y una inflamación en apariencia leve, pero que poco a poco se agrandará.

Veremos a nuestro amigo rascarse sin parar, con la lengua fuera continuamente a causa de la inflamación, muy nervioso y excitado. También es posible que el perro vomite y que veamos un cambio de color en su lengua o en los labios.

orugas-procesionaria-picadura

 

¿Qué haremos después de una picadura de una oruga procesionaria?

Mantener la calma en todo momento, eso es lo principal por parte de los dueños del can. Buscaremos agua limpia y lavaremos la zona afectada por la picadura. Una vez limpia, llevaremos a nuestro amigo rápidamente al veterinario para que le administre corticoides de acción rápida. Es uno de los peligros de la primavera.

Hay que tener en cuenta que la inflamación es la principal consecuencia de estas picaduras. Nuestro perro corre el riesgo de morir asfixiado. Es muy importante administrar corticoides lo antes posible, para prevenir y tratar la inflamación. La rapidez es fundamental en el caso de la picadura de la oruga procesionaria y los perros.

Normalmente la picadura habrá surgido en la boca, pues el perro habrá intentado lamer a la oruga de pino. La consecuencia puede ir desde la necrosis de parte de la lengua a la muerte: si la infección llegara a la laringe, el animal puede morir por asfixia.

 

El tratamiento

Como hemos visto, lo más usual es el tratamiento a base de corticoides de acción rápida. También puede añadirse algún tipo de antibiótico. El tratamiento dependerá de la gravedad de la picadura, el tamaño del perro, la situación concreta del perro, etc.

Aunque en la mayoría de los casos no es preciso el ingreso veterinario, si la inflamación que se produce es grave, sería conveniente que el veterinario pudiera observar al perro un par de días. 

Si ves que tu perro no actúa con normalidad y ves algo raro en su comportamiento, te aconsejamos que aprendas diez síntomas de enfermedad en un perro.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
2017-04-11T11:06:55+00:00