¿Recuerdas ese dolor de oído supurante todo el tiempo? Supone una experiencia no demasiado agradable que también pueden sufrir nuestros gatos. En La Fortuna, te contamos qué hacer si detectas síntomas de otitis en tu gato.

La otitis felina es una enfermedad recurrente en muchos animales, especialmente en los gatos. En el caso de los felinos, se manifiesta como una inflamación del conducto auditivo y el pabellón auricular que puede resultar muy molesto para nuestra querida mascota, además de un indicativo de sus bajas defensas.

Los gatos de pelo largo cuentan con más probabilidades de contraer otitis, ya que su pelaje absorbe con mayor facilidad la suciedad y sus bacterias.

En concreto, los expertos afirman que la otitis puede afectar en mayor medida a los gatos de pelo largo (persa, por ejemplo), ya que el pelo absorbe con mayor facilidad las bacterias y suciedad que, poco después, son transmitidas al interior del oído. Igualmente, cualquier gato puede presentar los siguientes síntomas.

Síntomas de otitis en gatos

A diferencia de lo que muchos piensan, los síntomas de la otitis en gatos son fácilmente detectables, aunque nunca estará de más prestar atención a todas estas posibles pistas:

  • Si tu gato inclina demasiado la cabeza hacia un lado puede ser indicativo de otitis en uno de sus oídos.
  • Quejidos constantes como señal de dolor en el oído.
  • Se rasca de forma continuada su oreja, llegando incluso a provocarse rasguños y heridas.
  • Le huelen mal los oídos.
  • Al igual que los humanos, los gatos pueden expulsar secreción de cerumen de color muy oscuro.
  • Muestra quejidos cuando le acaricias el cuello o las orejas.
  • Comportamiento agresivo.

Señales evidentes que requieren de una conducta afable que suponga tranquilizar a tu gato y, acto seguido, realizar una visita a tu clínica veterinaria de confianza a fin de iniciar un tratamiento de otitis para gatos.

Tratamiento para la otitis en gatos

La otitis felina solo puede ser tratada por un veterinario, quien te recomendará los productos ideales para sanar a tu mascota. En muchas ocasiones, te sugerirán comprar gotas para los oídos. Sin embargo, esta opción no siempre es la más acertada, ya que pueden empeorar su problema si no se realiza un estudio en profundidad del cuadro clínico del gato.

En cualquier caso, aplicar gotas para los oídos del gato suele ser el remedio más recurrente. Si las utilizas y tu mascota rehuye todo el tiempo, no te preocupes, es completamente normal. Solo tendrás que tratar de ponerle las gotas y mantener el tratamiento hasta la fecha sugerida por el experto.

Una primera otitis puede sentar las bases para una rutina de cuidados a tu gato que implique una revisión de oídos y la eliminación de cerumen acumulado con una gasa esterilizada y mojada en suero fisiológico. Además, procura secarle bien los oídos a tu gato cuando le des su baño, ya que así estarás evitando las probabilidad de contraer una infección de oído en tu gato.

Si percibes algunos de los síntomas de otitis en tu gato, o cualquier otra enfermedad, ven a La Fortuna y realizaremos el mejor estudio para que tu gatito vuelva a ser el de antes.