Panleucopenia felina: Causas, síntomas y tratamiento

panleucopenia-felina

 

 

 

Apatía, falta de apetito y problemas digestivos.

Ante estos síntomas los dueños de los gatos suelen alarmarse y llevar al animal al veterinario. Justo lo que deben hacer, pues es probable que el minino padezca panleucopenia felina.

Te explicamos en qué consiste exactamente esta enfermedad y cómo prevenirla.

 

 

 

Causas de la panleucopenia en gatos

Esta patología es provocada por un parvovirus (que no debe confundirse con el parvovirus canino) que se reproduce en la médula ósea y en el aparato digestivo del gato. Además de ser muy contagioso, está presente en cualquier fluido corporal que salga del animal infectado (heces, orín, saliva…)

La resistencia de este microorganismo en el entorno es realmente llamativa. Pues puede permanecer y sobrevivir en cualquier objeto contagiado hasta un año. Como el cuenco de la comida, las mantas o la camita. El contagio se produce por contacto directo con otro animal u objeto infectado. La enfermedad comienza con la ingestión del virus.

 

Panleucopenia felina: Síntomas a tener en cuenta

Algunas de las primeras manifestaciones de esta enfermedad que, recordemos, puede llegar a ser mortal, son la apatía, los vómitos y las diarreas (que en muchas ocasiones pueden tener sangre). El animal también suele padecer fiebre y rechazar la comida (aunque recordemos que la falta de apetito puede estar motivada por múltiples causas). A consecuencia de todos estos síntomas, el gato sufre una rápida deshidratación, anemia y bajada de glóbulos blancos.

Los gatos que no han sido vacunados son muy vulnerables a sufrir esta afección con graves consecuencias, así como los gatitos que son gestados en el vientre de una gata infectada. Estos últimos pueden sufrir daños en el sistema nervioso central. Y padecer (en caso de que sobrevivan al nacimiento) problemas de equilibrio el resto de su vida.

panleucopenia-felina

 

El tratamiento para la panleucopenia felina

En el caso de que el veterinario confirme que el gatito sufre esta enfermedad, el tratamiento debe aplicarse lo antes posible. Generalmente el animal debe quedar hospitalizado para su control las 24 horas. Se le administrarán antibióticos para controlar la infección, líquidos para evitar la deshidratación, fármacos para los problemas intestinales y una transfusión de sangre (o la utilización de otros hemoderivados) para equilibrar el número de glóbulos blancos.

Por otro lado, es imprescindible seguir unas normas de higiene estrictas tras confirmar el diagnóstico para llevar a cabo la desinfección de todo lo que haya tocado el gato. Hay que evitar a toda costa la contaminación del entorno. Por lo que hay que desinfectar todos los objetos que estuvieron en contacto con el animal. Así como la ropa y las manos de las personas que estuvieron cerca de él.

 

Consejos para prevenir esta infección

Vacunar al gato a las pocas semanas de vida es la solución más efectiva para que este no padezca la enfermedad. No obstante, hay que tener cuidado de no vacunar a las gatas durante la gestación con el microorganismo vivo. Ya que podría derivar en una hipoplasia cerebelosa en los gatitos. Afección similar a la que causaría el virus por sí mismo.

¿Crees que tu mascota o la de alguno de tus amigos puede padecer el virus de la panleucopenia felina? Comparte este artículo en redes sociales para que el mayor número de personas posible trate a tiempo esta enfermedad y consigamos salvar a un montón de gatitos. Seguro que ellos te agradecerán el gesto.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:41:29+00:00