En un mundo de razas de perros (casi) infinitas, desde las islas de Escocia llega uno de sus ejemplares más adorables: el pastor de las islas Shetland. Te contamos todo sobre ellos, su temperamento y cuidados. 

Similar al collie de pelo largo, el perro pastor de las islas Shetland es más pequeño, por lo que es un perro ideal para espacios urbanos o apartamentos.

Aunque es fácil confundirlo con el más famoso collie de pelo largo (sí, la querida Lassie), lo cierto es que son dos razas diferentes. Elegante, pequeño y peludo, este perro nacido del border collie era antiguamente utilizado como pastor en las islas Shetland de Escocia. Sin embargo, su carácter dócil y escaso tamaño lo convirtieron en un animal de compañía de lo más recomendable.

Características del Pastor de las islas Shetland

los machos suelen medir unos 37 cm y las hembras 36 cm. Además cuenta con un peso medio de 8 kilos, por lo que es ideal tanto para casas como apartamentos.

De pelo y orejas cortas, tiene los ojos almendrados y su pelaje puede tener cinco tipos de tonalidades: sable (entre dorado y caoba), tri-color (negro, blanco y bronceado), azul mirlo (gris, blanco, negro y bronceado), negro y blanco, o sable mirlo (café claro con manchas cafe oscuro, menos común). 

Otra de las características es su doble manto, formado por una capa externa suave y otra interna que proporciona protección al animal. En definitiva, se trata de un perro de aspecto refinado y elegante que también destaca por su noble comportamiento y temperamento.

Temperamento de los perros de esta raza

Presentado como raza oficialmente en el año 1908, fue concebido como una versión “mini” de los collies de pelo largo adaptados a unas llanuras que no favorecían la presencia de animales grandes. 

Al mismo tiempo, y como su nombre indica, este perro era el encargado de proteger no solo a las ovejas a través de los cerros escoceses, sino también de velar por animales de granja como gallinas y ponies. Este pasado convierte al pastor de las islas Shetland en un perro de lo más inteligente y noble ya antes de su adaptación como animal de compañía. 

Además, son animales leales y muy cariñosos con los humanos, aunque también son perros tímidos con las personas desconocidas, por lo que tienen que acostumbrarse a ellas para menear la cola de alegría. 

Por otra parte, son perros que, debido a su pasado, pueden manifestar fuertes instintos de pastoreo y encontrar cualquier excusa para dar rienda a su actividad, desde rodear a personas hasta perseguir objetos o a otras mascotas. 

Por este motivo, es esencial canalizar el instinto de estos perros trabajadores y fomentar su socialización. Así no solo vivirán más tranquilos en un entorno urbano, sino que perderán la timidez frente a otras personas y mascotas. Al ser animales muy inteligentes se adaptan con facilidad a las normas, si bien recomendamos un adiestramiento en positivo, es decir, aquel que no conlleve acentuar su timidez e inseguridades.

Cuidados del pastor de las islas Shetland 

Al contar con una doble capa de pelo, es necesario cepillarlo de una a dos veces por semanas. A pesar de contar con pelo largo, ¡no te preocupes! Son perros limpios y su manto no se enreda tan fácilmente como puede parecer en un primer momento. 

Respecto al ejercicio, esta raza precisa de una buena dosis de movimiento, bien a través de un paseo diario como de la presencia de juegos que estimulen su cuerpo y cerebro. En este caso, puedes optar por deportes caninos como el herding (pastoreo), o bien dejándole correr libremente en el parque más cercano una vez haya demostrado confianza en sí mismo. O incluso, ¡sacar a tu perro en bicicleta!

Y recuerda, si necesitas cualquier cuidado veterinario para este fiel, inteligente y simpático compañero cuadrúpedo, acércate a La Fortuna. Aunque sí te recomendamos no regalar animales en Navidad, ni un pastor de las islas Shetland ni ningún otro.