Si cepillar a tu gato te supone una pesadilla te contamos cómo hacerlo aunque tenga el pelo raro y apelmazado.

Los felino son muy meticulosos con su aseo personal, ya que pasan gran parte del día lavándose y se mantienen limpios en todo momento. Sin embargo, en ocasiones necesitan de ayuda adicional, ya que se les puede enredar el pelo o sufrir una herida que les impida lavarse. Por ese motivo, recomendamos peinar a tu gato desde pequeñito, especialmente si es propenso a tener el pelo enredado o apelmazado.

Cómo peinar a un gato

1. Si tu gato no se deja cepillar, procura hacerlo cuando esté tranquilo y relajado. Empieza unos pocos minutos al día y extiende este hábito para que se vaya acostumbrando.

2. Si tu gato tiene el pelo apelmazado y muy largo, utiliza un peine de púas separadas. Empieza por la cabeza y el cuello para después pasar al resto del cuerpo.

3. Si tiene el pelo corto, utiliza un cepillo de goma. Prueba a humedecerlo o mojarlo un poco para así retener el pelo suelto en el cepillo y evitar que salga volando cuando realices las pasadas.

4. Baña a tu gato con el champú adecuado y cierra las puertas y ventanas para que el espacio permanezca caliente.

5. Si le da miedo la bañera, puedes utilizar un barreño gigante con 10 cm de agua templada.

6. Limpia con cuidado las orejas y nunca trates de limpiar el canal del oído para evitar posibles otitis.

7. Si tu gato tiene el pelo raro, cepíllalo antes del baño para así eliminar la mayor parte de pelo muerto.

8. Utiliza unos guantes de goma y agarra al gato por el pellejo para introducirlo con cuidado en el agua.

9. Mójale el lomo, la tripa y las patas.

10. Aplica el champú y masajea con suavidad para distribuirlo por todo el cuerpo.

11. Aclara bien y elimina cualquier resto de jabón. Sácalo de la bañera y envuélvelo en una toalla seca y caliente para absorber el agua. También puedes utilizar el secador si a tu gato no le molesta el ruido.

12. Si empieza a lamerse, ¡no te preocupes! Recuerda que los gatos no pueden olvidar su obsesión por acicalarse.

Y ahora que ya sabes cómo cepillar a un gato, si tienes alguna otra consulta relacionada con tu felino, en La Fortuna quedamos a tu disposición para asesorarte con los mejores productos.