fbpx

Consejos para pasear con tu perro en bicicleta

¿Te gusta el deporte? Pues si tienes una mascota activa que pueda seguirte el ritmo, estás de suerte. Sí, porque con estas sencillas recomendaciones para pasear a tu perro en bicicleta quizá puedas terminar practicando tu deporte favorito mientras paseas con tu mascota. ¡Sigue leyendo!

¿Le has enseñado alguna vez la bici a tu peludo amigo? Las reacciones pueden ser de lo más variopintas. Hay algunos que sienten miedo, otros se ponen a la defensiva y otros muchos (sobre todo si ya la han visto alguna vez) se quedan tan tranquilos. 

En cualquier caso, antes de comenzar a transportar a tu perro en bicicleta, lo mejor será que dejes que el perro la huela y se familiarice con ella. De hecho, te aconsejamos que salgas de paseo un par de veces con tu mascota pero a pie, sin montarte a pedalear. De esta manera el animal irá asimilando el objeto como algo familiar durante los paseos. 

Antes de comenzar los paseos en bici con tu perro, haz que este último se familiarice con ella.

El primer día que decidas que ya puedes pasear al perro en bici, recorre una distancia corta y muy despacio, haciendo que tu mascota se acostumbre al ritmo de pedaleo poco a poco. Los siguientes días puedes ir aumentando la distancia (y, hasta cierto punto, la velocidad) de forma progresiva. 

Lo que tener en cuenta para llevar al perro en bici

La forma física del perro

En todo momento hay que tener en cuenta que el animal no solo aguante perfectamente el ejercicio físico que supone pasear al lado de una bicicleta, sino que disfrute con ello. Los perros más activos y atléticos son los que mejor lo van a pasar.

Sin embargo, si tu mascota no tiene la capacidad física para seguir el ritmo de una bici o lo va a hacer poniendo al límite sus fuerzas, no lo obligues. Lo más importante es cuidar la salud de tu perrete y que lo pase bien durante sus paseos, así que bajo ninguna circunstancia pongas esas dos premisas en peligro.

Haz descansos regulares

Correr a cuatro patas requiere una cantidad de energía mucho mayor que la que necesitas tú para pedalear. Detén cada poco tiempo la bicicleta para que tu cuadrúpedo amigo pueda descansar un poco y olisquear la zona. Además, aprovecha también para darle un poco de agua antes de continuar. Esto le ayudará a controlar su temperatura (ya que no sudan como nosotros) y a mantener el nivel de hidratación. 

Hacer sus necesidades

Para llevar al perro en bici ha tenido que hacer primero sus necesidades, pues requiere cierto reposo para ello. Además, en esos minutos también aprovechará para olisquear aquí y allá, algo básico en sus paseos.

Cuidado con el asfalto

En caso de que vayas a llevar a cabo tu paseo por zonas de asfalto, ten mucho cuidado de hacer correr demasiado a tu perro, ya que este tipo de superficie puede dañar sus almohadillas. Para evitar males mayores, lo mejor será que cambies tu ruta y pasees por zonas de parque. 

Acostumbrarlo a los giros

Durante los primeros paseos en bici debes acordar con tu mascota una señal para que entienda que vas a girar. Cuando lo entienda, tendrás la garantía de que tu perro va a seguir perfectamente el paseo sin ponerse en medio ni chocar por accidente. 

2 horas tras las comidas

Si tú esperas un tiempo después de comer antes de ponerte a hacer ejercicio, ¿por qué no ibas a tener la misma consideración con tu mascota antes de pasear con ella en bici? Así evitarás que tenga problemas al digerir los alimentos.  

Llevar arnés de cuerpo

Al pasear con tu perro en bicicleta debes tener un adaptador para la correa y un arnés de cuerpo para garantizar su seguridad.

Ir en bici con el perro atado con una correa de cuello es un verdadero peligro para su salud cervical. Mejor opta por un arnés de cuerpo para estos casos. Esto nos lleva al siguiente punto que queremos tratar antes de que salgáis de paseo. 

Accesorios para pasear al perro en bicicleta

Adaptador para la correa

Antes de comenzar con los paseos a dos ruedas, sí o sí debes hacerte con un accesorio que adapte la correa a la bici. Encontrarás muchos estilos diferentes, pero fundamentalmente se trata de un palo del que sale la correa y que brinda una distancia de seguridad para que el perro no choque contra las ruedas o la estructura.

perro-en-bicicleta

Cestas para perros pequeños

¿Tienes una mascota que pese menos de 10 kg? Entonces puedes acondicionar una cesta en la parte delantera de la bici, frente al manillar, para que tu perrete vaya cómodamente contigo allá donde vayas. Esto es muy útil si, por ejemplo, quieres pasear a tu perro por una zona que esté  lejos de casa y prefieras llegar a ella pedaleando. 

Remolques especiales

Para perros grandes que, por edad o por salud, no pueden seguir el ritmo de la bicicleta, hay remolques especiales. Así podrás llegar con él a zonas a las que no podría acceder a pie o visitar al veterinario.

Triciclos con remolque

Con esta solución, en lugar de tener el remolque en la parte trasera, lo tendrás en la parte delantera. De esta manera, podrás controlar mucho mejor que tu peludo amigo esté a gusto durante todo el paseo. 

¿Te animas a pasear a tu perro en bicicleta? Con todos estos consejos seguro que al final lo pasáis en grande. Comparte este post con tus amigos para que también puedan disfrutar de estas pequeñas excursiones con sus mascotas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
2019-07-29T10:59:34+02:00