¿Ves a tu mascota más “rellenita”? ¿Sabes identificar cuando ha engordado más de la cuenta? Te contamos cómo saber si un perro está gordo u obeso y las consecuencias de este estado para su salud.

Mi perro está gordo: Cómo identificarlo

Observa su cuerpo: si tu perro ha perdido su forma o las curvas naturales, quizás cuente con demasiada grasa acumulada en la cintura o grasa abdominal. 

Trata de tocarle las costillas: si te cuesta hacerlo, este factor se debe a un exceso de grasa y, por tanto, de peso.

Controla su actitud: si tu perro está obeso, seguramente se fatigará antes a la hora de hacer ejercicio. Un signo claro consiste en identificar si respira con dificultad tras la práctica.

Cómo conseguir que tu perro adelgace

Una buena alimentación: es esencial repartir la alimentación de tu perro en pequeñas dosis diarias a lo largo de la jornada. Este truco permite saciar a tu mascota más fácilmente y evitar que se ponga las botas cada vez que se acerque al comedero. Procura no darle snacks grasos y trata de distraerlo si te pide más comida.

Mucho ejercicio: pasear por el parque, los juguetes y pelotas, o incluso practicar deporte si tu perro está obeso (¿has probado a ir en bici con tu mascota?) son buenas prácticas para evitar que caiga en una vida sedentaria.

Controla su peso: el mejor medidor es controlar que tu perro pierda un 2% de su peso. Medirle la cintura es una forma de comprobar que tu mascota está progresando.

Si tu perro está gordo o tiene sobrepeso, En La Fortuna creamos un plan para tu mascota a través de una dieta adaptada, combinada con tabla de ejercicios y el mejor seguimiento.