¿Tu perro tiene miedo a los petardos?

perros y petardos, no combinan bien.

La Acustofobia es el pánico a los ruidos. La sufren las personas y también los animales. Un perro que esté afectado de acustofobia suele tener una especie de miedo irracional a petardos, golpes fuertes, cohetes, fuegos artificiales, pirotecnia, truenos, etc.

El animal se encuentra atemorizado por la señal de peligro que para él supone el ruido, y adopta una actitud de protección, que puede pasar desde una huida desesperada, esconderse debajo de la cama o en cualquier otro rincón, etc.

El riesgo mayor se origina si el perro está en la calle. Al escuchar los petardos o cualquier ruido similar, su reacción será la de huir a buscar refugio, normalmente en dirección a casa. La consecuencia puede ser que nuestra mascota nos desobedezca, se pierda, el peligro de cruzar carreteras, etc.

 Perros y petardos, ¿Por qué les produce tanto dolor?

Algunos estudios realizados concluyen en que casi la mitad de los animales sufren mucho con los petardos y ruidos similares. En algunos casos, puede tener consecuencias irreversibles para sus oídos, e incluso ser letal para ellos.

Las razones por las cuales a algunos perros les produce más dolor que a otros escuchar petardos, no se conocen demasiado bien.

Los perros tienen muy desarrollado el sentido del olfato, como todos sabemos. Pero también en el oído tienen una sensibilidad especial y una capacidad auditiva superior a nosotros, lo que hace que el sonido de los petardos lo perciban con una elevada intensidad, e incluso llegue a hacerlos daño físicamente.

El animal creerá que su vida corre un serio peligro, y tendrá el consiguiente ataque de pánico. Además de temeroso, puede estar desorientado, e incluso volverse muy agresivo.

Este tipo de conducta se puede deber a diversos factores, que pueden ser incluso hormonales y genéticos. También es cierto que algunas razas son más propensas que otras a sufrir con estos ruidos altos.

Síntomas del ataque de pánico

Cuando veamos que el perro tiembla, jadea o saliva de una forma excesiva, tiene nauseas u otro tipo de molestias abdominales, está agresivo, ladra sin que haya un motivo o de forma repetitiva o aúlla, es muy posible que esté sufriendo un ataque de pánico.

También sucede que la fobia se extienda, además de al ruido, al objeto o a la causa misma. Por ejemplo, si tenemos una escopeta de caza y nuestro perro ya ha escuchado los disparos, se pondrá igual de nervioso cuando la vea que al escuchar los disparos. Incluso se ponen nerviosos antes de una tormenta, percibiendo cambios en la presión atmosférica.

¿Cuál debe ser nuestra actitud?

De forma inconsciente tenemos propensión a calmar a nuestro perro en estas situaciones, acariciarle mucho y darle el mayor cobijo posible. Aunque lo hacemos con la mejor intención, el animal asociará que algo malo sucede y por eso es tratado de una forma suave.

Jamás lo regañaremos.

Lo más útil para que el perro se enfrente a esta fobia es transmitirle la sensación de que no pasa nada, de que todo está bien. Nuestra actitud debe ser de calma y normalidad, que él nos vea como siempre. De esa forma asumirá los petardos o cohetes como hago que entra dentro de lo normal.

 ¿Cómo se puede tratar la Acustofobia?

Entre los trucos que los expertos aconsejan está camuflar los ruidos de los petardos y cohetes, por ejemplo, subiendo el volumen de la radio, la música o la televisión. Este tipo de medidas pueden ayudar, pero no eliminan el problema.

Si sabemos con antelación que nuestro perro tendrá que escuchar fuegos artificiales, cohetes, etc., es muy conveniente que lo saquemos de paseo y que la ruta y los juegos realizados sean más duraderos de lo habitual. Se trata de que llegue cansado a casa y más relajado.

Una vez en casa, cerraremos puertas y ventanas para conseguir amortiguar el ruido, encenderemos la televisión o la radio y, durante los ruidos, intentaremos distraer a nuestro amigo con juegos y otras actividades.

Te recomendamos que visites a tu veterinario de confianza, ya que existen tratamientos que ayudan a sobrellevar los ataques de pánico.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:47:56+00:00