Un perro acompañado es, en general, un perro alegre. Pero los dueños… ¡tienen responsabilidades! Ir a trabajar o estudiar a diario deriva en la necesidad de dejar al perro solo en casa durante algunas horas. ¿Cómo hacer que, durante ese tiempo, tu mascota no se sienta abandonada o triste? Aquí tienes algunos trucos para conseguirlo sin que tu mascota… ¡destroce la casa por puro aburrimiento!

Lo primero que debes tener en cuenta es que un perro no es un cactus. No puedes dejarlo horas y horas solo sin ningún tipo de relación con otras personas o animales con los que interactuar y entretenerse. Si antes de adoptar a tu mascota crees que lo vas a dejar solo 10 horas al día, quizá no sea tan buena idea que lo adoptes.

Como máximo, un perro puede estar solo en casa 6 o 7 horas. En algunos casos de perretes especialmente inactivos, independientes o mayores, se puede ampliar a las 8 horas, pero mejor no llegar a esos extremos.

Recuerda que los perros son animales muy sociables y afectuosos que necesitan sentirse parte de un grupo o familia.

En consecuencia, dejar a tu mascota sola demasiadas horas puede derivar en problemas de conducta (como la ansiedad por separación) o, incluso, de salud.

Cómo dejar a un perro solo en casa

Si traes a casa a un cachorro, debes tener en cuenta que es normal que mordisquee o explore el hogar cuando se quede solo. Para evitarlo, lo mejor será tomar una serie de precauciones respecto al entorno, como retirar cables, cojines o cualquier otro objeto que pueda dañar o con el que se pueda atragantar.

Siempre puedes utilizar un parque para cachorros (lo suficientemente amplio como para que se sienta cómodo) y dejarle algunos juguetes que sean seguros dentro. Si quieres dejarlo libre por la casa, elige con cuidado las estancias a las que podrá acceder y aquellas a las que no.

No dejes a tu perro más de 7 horas solo en casa, mantenlo entretenido con juguetes y premios y elige muy bien la zona de la casa a la que le vas a brindar acceso en tu ausencia.

En cualquier caso, sea cachorro o adulto, aplica los siguientes consejos desde que lo adoptes para que se acostumbre a quedarse solo en casa.

De esta forma, evitarás problemas con los vecinos o destrozos por la casa.

Aumenta el tiempo solo poco a poco

Muchos perros pueden sentir miedo o estrés al quedarse solos, sobre todo las primeras veces. Por ello, debes ir aumentando poco a poco el tiempo que los dejas solos en casa. Puedes empezar por 5 minutos para ir día a día aumentando a 10, 20, 30 o 60.

Cuando vuelvas a su lado, no le hagas caso si llora o se muestra demasiado activo. Cuando esté más tranquilo, acaríciale y dale afecto, lo que hará que vincule el momento de calma con un refuerzo positivo.

Déjale juegos y premios por la casa

Para que tu mascota asocie el momento de tu salida con algo que le guste mucho, déjale a su alcance juegos o premios que le pongan especialmente contento. Un buen truco es utilizar los juguetes tipo kong con golosinas dentro. Así tendrá que jugar y entretenerse un rato mientras salen los trocitos de chuches.

También puedes usar juguetes que fomenten su inteligencia, como los tableros que tienen diferentes formas de apertura. Sin embargo, ten en cuenta el número máximo de chuches que pueda comer al día para que no afecte a su salud (también puedes utilizar frutas que sientan bien a los perros) y que el tamaño no entrañe riesgo de asfixia.

Cómo acostumbrar a un perro a quedarse solo

Déjale en un entorno seguro

Asegúrate de que el perro se queda solo en casa en un ambiente completamente seguro y tranquilo. Antes de irte, confirma que las puertas y ventanas están cerradas y que no se queda en un lugar demasiado ruidoso o estresante.

Garantiza al máximo su bienestar

Antes de dejar solo a tu perro, dale un buen paseo y asegúrate de que tenga cerca comida, agua, una zona confortable para descansar y juguetes.

Déjale libre acceso a una camita cómoda y mullida donde pueda descansar, así como, obviamente, a recipientes con agua limpia y fresca y comida (en función del caso concreto y de las horas que vaya a estar solo). Además, bríndale acceso a una zona donde se pueda mover libremente y que posea una temperatura adecuada (sin demasiado frío, calor o corrientes de aire).

Dale un buen paseo antes

Una buena técnica para dejar al perro solo en casa y que se quede tranquilo durante algunas horas es darle un buen paseo antes. Intenta que haga ejercicio físico jugando con una pelota o visitando un pipicán en el que intercatúe con otros perros.

Aunque es importante fomentar su actividad, intenta que esta vaya aminorando los 5 o 10 últimos minutos antes de regresar a casa. Así evitarás que vuelva demasiado excitado o nervioso. Para ello, puedes caminar hacia tu hogar en un paseo tranquilo.

Sigue estos consejos y seguro que conseguirás dejar a tu perro solo en casa durante algunas horas sin ningún problema. Comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos también lo consigan. ¡Tanto ellos como sus mascotas te lo agradecerán!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email