Los perros y la nieve, ¿cómo se llevan?

como-afecta-nieve-perros

De la misma forma que los humanos disfrutamos con la nieve, también hay perros que reciben con alegría la temporada invernal. Pueden disfrutar y correr por toda la montaña nevada.

Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas precauciones mínimas para que estos paseos en la nieve, sobre todo cuando las temperaturas son muy bajas, sean saludables para todos, propietarios y perros.

Perros y nieve, consejos para hacerles pasar un día muy feliz

Aunque nuestras mascotas aguantan el frío mejor que nosotros, eso no quiere decir que no les afecte nada.

  • No hay que dejar al perro solo en el coche si hace mucho frío.
  • En función del tipo de pelo que tenga nuestro can, en invierno no le cortaremos el pelo de igual forma que lo hacemos en verano.
  • Si se trata de perros de pelo corto o alguna raza friolera, lo ideal es utilizar alguna prenda de abrigo.
  • Si el paseo de tu perro por la nieve va a ser largo, lo aconsejable es utilizar protectores para almohadillas. Existen en el mercado un tipo de protectores forman una pantalla que puede prevenir posibles daños.
  • En el día de nieve, hay que tener cuidado y no perder de vista a nuestro perro. Entre otras cosas porque ellos se pierden con facilidad. Es muy difícil olfatear el terreno si está cubierto de hielo o de nieve, y pierden la orientación fácilmente.
  • Si no tenemos la seguridad de que acudirá a nuestra llamada no le soltaremos. Debemos tener al animal controlado y asegurarnos de que lleva puesto el collar u otro tipo de identificación.
  • Un truco eficaz es llevar una toalla para limpiar las patas del perro de forma ocasional. También hay que vigilar que no se las chupe, porque las sustancias salinas de la nieve pueden no ser beneficiosas.
  • Al volver a casa hay que revisar bien las almohadillas para comprobar que no se han pegado pequeñas bolas de nieve en sus patas. Además, hay que secar bien su cuerpo, para eliminar cualquier rastro de humedad.
  • Si percibimos en el animal dolor, o algún cambio de color en sus almohadillas, hay que consultar al veterinario lo antes posible. En el caso de que tenga las almohadillas muy agrietadas, hay productos calmantes y suavizantes en el mercado, como es el caso del aloe vera.
  • El ejercicio físico provocará sed en nuestra mascota. Hay que llevar agua suficiente. También hay que incrementar su ración de comida. Después de un día en la nieve, y lo mismo que nos ocurre a los humanos, el perro estará hambriento y necesitará alimento.

Cada perro es diferente

Aunque no lo parezca, no todos los perros tienen el mismo carácter, ni las mismas condiciones físicas, ni la misma resistencia.

Cuando vamos a pasar un día en la nieve y nos queremos llevar a nuestra mascota doméstica por primera vez, es fundamental analizar algunas variables previas.

Entre las conclusiones a las que podemos llegar, está la posibilidad de que la raza de nuestro amigo o sus características físicas particulares no sean las más adecuadas para pasar un día en la nieve.

Antes de que se produzca algún tipo de daño o de lesión en nuestra mascota, debemos ser precavidos. Lo mejor siempre es preguntar a profesionales. Nuestro veterinario es la persona más indicada para aconsejarnos sobre si es o no buena idea llevar a nuestro perro a la nieve, los consejos para hacerlo, etc.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
2017-01-23T17:53:23+00:00
Paste your AdWords Remarketing code here