Las plantas más comunes que son tóxicas para tu gato

plantas-toxicas-para-gatos

Igual que las familias con niños suavizan las esquinas de las mesas y ponen protectores a las tomas de corriente, las que tienen mascotas se encargan de que estén en un ambiente lo más seguro posible. Aunque hay un factor que generalmente no es tomado en cuenta: las plantas tóxicas para gatos.

No obstante, existen otros riesgos evidentes. Como los productos de limpieza, insecticidas y químicos en general que pueden afectar la integridad física de las mascotas. Los dueños suelen poner fuera de su alcance todos los envases con sustancias que consideren peligrosas. Pero…

¿Cuáles son las plantas tóxicas para gatos?

A continuación, veremos un listado por orden alfabético de las especies más comunes que producen intoxicación en las mascotas:

Acebo, adelfa, aloe, amarilis, azalea, azafrán, bulbos de plantas ornamentales, caladio, ciclamen, clivia miniata, codiaeum variegatum, costilla de Adán, crisantemo, crotón, digitalis purpúrea, difenbaquia, dracena, eléboro, espatifilo, familia araceae, filodendro, flor de la pluma, flor de pascua, geranio, hiedra, hierba gatera, hierba mora, hortensia, ipomea (campanilla), jacinto (junquillo), kalanchoe, lengua de tigre, lirio, mamoneira, marihuana, muérdago, narciso, potos, ricino, rododendro, tejo, tulipán, yuca.

La toxicidad de estas plantas puede encontrarse en hojas, tallos, flores y frutos. Los dueños de gatos deben evitar tener estas especies en el jardín de casa para evitar incidentes. Hay que recordar que estos vegetales también son tóxicos para los seres humanos. De modo que se debe evitar que estén al alcance de los niños. Lo mejor es cultivar en el jardín plantas buenas para gatos que también sean inofensivas para niños.

plantas-toxicas-para-gatos

Factores que motivan la ingesta de plantas venenosas para gatos

Los gatos comen hojas y mordisquean tallos. Es una de las formas que tienen de sanar problemas del aparato digestivo. Los cachorros tienen todavía más riesgo. Pues se meten cualquier cosa en la boca para jugar e interactuar con el entorno. Algunas de esas plantas pueden ser nocivas para su salud y producir alergias, vómito, diarrea e incluso la muerte.

Estas mascotas también consumen plantas seguras para gatos para purgarse. Y, aunque tienen maneras distintas de relacionarse con el ambiente que los rodea y otro tipo de “juguetes” naturales, también corren el riesgo de ingerir plantas tóxicas para gatos.

Nadie puede controlar por completo las acciones de la mascota aun cuando haya recibido un adiestramiento eficaz. Sin embargo, existen ciertas recomendaciones que reducirán el deseo de la mascota de llevar cualquier cosa a la boca.

CalorLas temperaturas elevadas hacen que la mascota busque tallos tiernos con el fin de aliviar la sed. La solución es tan simple como vigilar que tenga agua siempre a su alcance.

EntretenimientoUn cachorro aburrido intentará todo para divertirse. Esto incluye llevarse al hocico todo lo que esté a su paso. Como objetos de todo tipo, insectos o plantas venenosas para gatos. Lo más recomendable es reservar cierto tiempo diario para dedicarlo a la mascota.

MudanzaAl llegar a nuevo espacio, la mascota explorará todo a través del olfato y el gusto. Plantas que no habían captado su atención en el viejo hogar pueden convertirse en una novedad muy llamativa. Es necesario estar pendiente.

EspacioAusencia de lugares para correr, jugar y explorar, pueden provocar estados de ánimo de exaltación o agresividad que induzcan al gato a morder cosas. Por ello es recomendable tener en casa plantas no tóxicas para gatos. Cada mascota debe tener el espacio apropiado para su temperamento y tamaño.

plantas-toxicas-para-gatos

Síntomas de intoxicación por plantas no seguras para gatos

Estos son algunos síntomas que no deben pasarse por alto y que pueden estar indicando una intoxicación por la ingesta de plantas tóxicas para gatos. Vómitos, diarrea, tos y estornudos, dilatación de la pupila, fiebre, quejidos, irritación de la piel o erupción, dificultad para coordinar movimientos, desmayo, desorientación, imposibilidad para controlar la micción, taquicardia, arritmia…

Lo primero es llamar de inmediato al veterinario y proceder a trasladar al animal al centro de tratamiento más cercano. Mientras esto sucede, no se aconseja inducir el vómito. Es necesario mantener la calma y observar bien los síntomas de la mascota para proveer de la mayor cantidad de información al especialista.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-05-24T16:43:42+00:00