Verlo no es agradable, porque no lo es. Pero… ¿por qué bufan los gatos? ¿Cuál es la razón de que lancen ese gesto tan irritante y agresivo? Te explicamos todas las razones que tiene tu felino amigo para tener este tipo de reacciones.

Un objeto que no le gusta, una persona desconocida u otro gato en actitud agresiva pueden generar miedo y estrés en el animal. Y su forma natural de reaccionar ante este miedo es el lanzar un bufido. Incluso una actividad de sus propios dueños que sea desconocida para él pueden derivar en este tipo de situación. 

Para defender su territorio

Estos animales son muy territoriales. De hecho, se creen dueños y señores de sus dominios. Y si otro gato o cualquier otro animal extraño se mete en su territorio, no lo van a llevar especialmente bien.

Los gatos bufan por muy diversas razones, pero si el tuyo lo hace de manera continuada y recurrente, lo mejor que puedes hacer es consultar con el veterinario.

Para intentar que ese otro animal que se ha metido en su territorio salga de ahí lo más rápido posible, lo primero que intentará el felino es asustarlo con un bufido. Pero si eso no sirve como advertencia, el minino puede pasar al ataque con uñas y dientes. 

Porque quieren estar solos

Como nos pasa a todos, los gatos también tienen sus momentos en los que lo único que quieren es estar solos y que nadie les incordie. Si justo en ese momento tú te acercas e insistes en acariciarlos y darles mimos, puede que su reacción no sea la mejor. De hecho, es probable que en ese momento se esconda

Debes entender que estos animales no tienen el mismo carácter que los perros y, en la mayoría de los casos, necesitan tiempo para estar solos y tranquilos. Si ves que tu gato bufa al acercarte (si se trata de un comportamiento esporádico, claro está), lo único que debes hacer es encogerte de hombros y dejarlo tranquilo durante un rato. En cuanto quiera mimos, te lo hará saber

A causa de peleas o daño

Hay ocasiones en las que los gatos bufan a causa de un daño o algún dolor que están sufriendo. Por eso, si ves que tu felino de repente comienza a bufar sin razón aparente y no para de hacerlo, analiza de forma pormenorizada su cuerpo por si tuviera cualquier tipo de lesión o herida. 

También debes prestar atención a su conducta y su lenguaje corporal, ya que este último puede dar señales de que la lesión puede ser interna (hernia, gastritis…) en lugar de externa. En caso de tener dudas, lo mejor es llevar al felino al veterinario

Otra razón por la que bufan los gatos es como advertencia frente a una posible pelea. Por eso suelen encorvar en lomo y erizar el pelo, ya que así parecen más robustos y amenazadores. Cuanto más grandes parezcan, más probabilidades hay de que el adversario se lo piense dos veces antes de comenzar la riña. 

Por haber contraído la rabia

Este caso puede ser muy peligroso. Si los bufidos de tu gato van acompañados de maullidos muy potentes (como alaridos), mucha agresividad, un comportamiento anómalo y una especie de babeo, puede que tu mascota tenga la rabia. 

Esta es una enfermedad zoonótica, es decir, puede contagiarse a los seres humanos (así como a otras mascotas, como los perros). Así mismo, es muy peligrosa, ya que tanto para el gato como para la persona la enfermedad puede terminar con la muerte

La rabia se previene a través de vacunas o de controlar el contacto de tu gato con otros animales de la calle. Sin embargo, cuando el felino se contagia no existe cura, por lo que lo único que puede hacer el veterinario en tal caso es aislarlo para que no contagie a más animales

Por juventud y ganas de jugar

Los cachorros suelen explorar dónde están los límites de sus propios juegos con otros miembros de su especie. Muchas veces, estos juegos pueden contener bufidos, gemidos o maullidos, pero que no van más allá de formar parte de un juego. 

Por otra parte, cuando aún son pequeños (el bufido del gato se suele aprender sobre las 3 semanas de vida) es completamente lógico que exploren las nuevas formas de expresión que acaban de descubrir. A medida que van creciendo y aprendiendo que determinadas conductas solo tienen sentido en contextos concretos, suelen olvidar la costumbre de bufar tan a menudo. 

Por cambio de domicilio

A estas mascotas les encanta su hogar. Es su territorio, el lugar que conocen y que controlan. Con las mudanzas, los felinos se perturban y se desconciertan. ¡De repente están en un lugar desconocido! Esta es la razón por la que los gatos bufan más de lo normal tras un cambio de domicilio. En cuanto se hagan a la nueva vivienda y se crean, de nuevo, reyes y señores del lugar, se tranquilizarán. 

Ya ves. Hay muchas razones por las que bufan los gatos. Para saber por qué lo hace el tuyo solo tienes que prestar atención a su comportamiento y sus necesidades. Si quieres que tus amigos también entiendan mejor a sus mascotas felinas, comparte este artículo en tus redes sociales. Tanto ellos como sus mascotas te lo agradecerán. 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email