¿Por qué mi gato me muerde? ¡Descúbrelo!

 

mi-gato-me-muerde

 

Curiosos, inteligentes y muy elegantes, son una de las mascotas preferidas por el ser humano.

Pero como todas las demás, intentamos que esta especie siga unas normas básicas de comportamiento en casa. Y una de las primeras es no hacernos ningún tipo de daño. Entonces… ¿por qué mi gato me muerde?

Las razones por las que estos felinos atacan a sus amos con mordeduras pueden ser muy diversas. Vamos a analizarlas para que puedas entender un poco mejor a tu cuadrúpedo amigo y mejorar así vuestra relación.

Ambos saldréis ganando con la lectura de este post. ¡Te lo aseguramos!

 

Personalidad única:

Si compartes tu vida con alguno, sabrás perfectamente que estos felinos son muy independientes. Aunque es obvio que no todos son iguales (pues los hay también que son muy cariñosos y zalameros), en general les gusta mucho estar a su aire. Por esa razón, muchos reaccionan de manera un poco impetuosa al notar que se viola su espacio en un momento en el que ellos no lo desean.

Además, también hay que tener en cuenta que no a todos les gustan las mismas caricias y carantoñas. Si el minino se pone agresivo cuando le tocas una determinada zona del cuerpo, intenta no hacerlo. Además, deberás esforzarte por conocer qué mimos son los que más le gustan.

Ataque por incomodidad:

Saber por qué los gatos muerden es una de las preguntas más frecuentes de los propietarios de estos felinos. Si estás completamente relajado acariciando a tu mascota y, sin venir a cuento, se da la vuelta y te muerde de improviso, quizá le hayas sobrecargado o es un pequeño aviso para que dejes de acariciarle de esa manera.

En estos casos, deja de hacerle esos mimos y mantén la calma hasta que ponga su atención en cualquier otra cosa. Estudia atentamente el lenguaje corporal del minino para saber si está realmente enfadado o solo quiere darte una pequeña advertencia para que dejes de acariciarlo de esa manera.

 

porque-mi-gato-me-muerde

 

Consecuencias del juego:

Cuidado con jugar con una cría a que te pille los dedos. En consecuencia, cuando sea adulto puede seguir mordiéndote las manos sin conciencia de tu dolor. Intenta que juegue con objetos, no directamente con tu piel.

No obstante, si ha llegado un momento en el que el mal está hecho, comienza a jugar con otros objetos y premia al felino cuando interactúe con ellos. Te aconsejamos que para conseguirlo utilices juguetes del estilo de plumeros, muñecos pequeños colgados de una cuerda o pelotas con cascabel.

Mordiscos de felicidad:

Cada animal expresa la alegría de manera diferente. Por eso algunos mordisquean y otros felinos amasan los brazos, piernas o manos cuando le ponemos la comida o los acariciamos. En general no causan dolor, pero aún así. Si tu gato muerde mucho, esa conducta debe censurarse y sustituirse por otra más sana y afectiva.

En el momento en el que se produzcan los mordiscos afectivos, debemos parar de hacer lo que en ese momento estemos haciendo: acariciarle, sonreirle, mostrarle cariño, jugar con él… En cambio, cuando demuestre su amor hacia ti de una manera más sana y tranquila, premia esa conducta con chuches que le gusten.

Reacción al miedo:

Saber entender el lenguaje corporal de nuestras mascotas es fundamental para la comunicación con ellas. Y es que a veces no hacemos ni un mínimo ejercicio de empatía con ellos. Si ves que el minino bufa, pone las orejas hacia atrás o muestra estereotipias, es probable que esté asustado. Por tanto, hay que tratarlo. Si te acercas en ese momento, puede morderte. Busca qué es exactamente lo que causa su miedo y evita que tenga contacto con ello.

 

¿Y qué pasa si mi gato muerde mucho todavía?

Si después de analizar todas sus actitudes y costumbres e intentar aplicar todos estos consejos tu pequeño sigue comportándose igual, te aconsejamos que vayas a un etólogo especialista. Además, también deberías visitar nuestro centro veterinario para descartar posibles patologías.

 

Esperamos que hayas aprendido cómo educar a un gato para que no muerda y así tener una relación más sana con tu mascota. Pero si lo que quieres es conocer más curiosidades sobre ella, ¡no dejes de seguirnos en redes sociales!

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
2018-06-18T17:02:21+00:00