Los gatos son animales independientes, sí, y hay quien dice que incluso ariscos. Como en todo, parte es mito y parte realidad. Aunque todo depende del caso concreto, hay razas de gatos cariñosos que, por lo general, te harán mucha compañía y te pedirán mimos. ¡Descubre cuáles son! 

El carácter de tu amigo felino viene determinado, fundamentalmente, por dos cuestiones. En primer lugar, la carga genética, que contribuye a asentar determinadas tendencias de comportamiento. Por otra parte, la edad también influye, porque un gato adulto es más difícil de socializar que un cachorro. 

Hay razas de gatos más cariñosas, aunque ese comportamiento es más fácil de predecir en ejemplares jóvenes.

Como principio general, las razas puras suelen ser más previsibles en su comportamiento que los animales cruzados o mestizos. Por lo tanto, si buscas un gato mimoso como compañero de vida, con estas razas irás (por lo menos un poco más) sobre seguro. 

Estas razas de gatos destacan por ser cariñosas, con un mayor apego hacia el amo que otras más independientes y solitarias. En definitiva, son una buena opción si buscas una mascota con quien jugar e interactuar.

Cornish Rex

Esta raza de origen británico es ideal si buscas un gato que se lleve bien con toda la familia. Son juguetones y les encantan tanto los niños como los mayores. Los ejemplares se distinguen por su cabeza ovalada y sus orejas puntiagudas. 

Gato Birmano

El birmano es uno de los gatos más cariñosos que hay pero, además, es bastante tranquilo. Eso sí, tu compromiso va a ser darle atención porque siempre querrá una caricia de su amo. Hay quien considera que, por su temperamento, tiene más similitudes con los perros. 

Gato Persa

No se puede hablar de razas de gatos tranquilos y cariñosos obviando a estos ejemplares que deslumbran por su pelaje. El persa destaca por ser, sobre todo, muy protector de su familia.

Este aspecto se acrecentará con los años, lo que puede volverlos agresivos si no se corrige a tiempo.

Gato Maine Coon

Este es, sin duda, un tipo de gato americano al que estamos poco acostumbrados en Europa. Es grande, muy peludo, amigo de los canes y, sobre todo, muy cariñoso, en especial con los más pequeños de la casa, con los que establecen un vínculo de protección. 

Gato Tonkinés

El gato tonkinés es un cruce entre birmano y siamés. Esta es una raza ideal si lo que buscas es una mascota que sea juguetona y cariñosa pero, a la vez, moderadamente tranquila. Hay que decir que esta es una opción recomendable para las familias con niños.

Gato Devon Rex

La raza Devon Rex, de origen británico, destaca por la necesidad de compañía. Esto significa que tendrás que dedicarle tiempo, ya que te reclamará su sesión diaria de juego. Eso sí, es un buen amigo para todas aquellas personas que viven solas.

Gato Mau Egipcio

El Mau Egipcio, asociado a esa cultura antigua por su pelo moteado, es muy activo. Es una de las razas de gato más cariñosas, juguetonas y sociables, de manera que interactuará muy bien con sus amos, sobre todo si se ha adoptado joven. 

razas-de-gatos-mas-carinosos

Gato Scottish Fold

Los gatos Scottish Fold, de origen británico, destacan porque son confiables, muy (pero que muy) leales y cariñosos. Es fácil distinguirlos por sus orejas caídas y sus patas cortas. Si buscas un buen amigo, esta raza es perfecta para ti. 

Gato Siamés

El gato siamés es un clásico de nuestras casas y es muy bueno para estar con niños. Además de ser proclive al juego, tiene mucha paciencia y te esperará en la puerta cuando llegues a casa. ¿No es bonito tener quien desea hacerte un cariño cuando llegas?

Gato Bombay

El gato Bombay llama la atención por su pelaje negro intenso y por su mirada, que a veces nos recuerda a una pantera. Sin embargo, son tranquilos y cariñosos, además de silenciosos. Es un buen compañero si lo que buscas es un amigo que te haga compañía. 

Gato Sphynx

Este tipo de gatos tienen la cabeza triangular y carecen de pelo.

Lo bueno de socializar con ellos es que son cariñosos y, además, tienen facilidad para socializar con extraños. 

Gato Ragdoll

Los ejemplares de la raza Ragdoll recuerdan a un muñeco por lo tranquilos y dóciles que son. Es fácil identificarlos por sus ojos azules y su doble tonalidad. Además, son muy silenciosos. ¿Buscas un gato al cual abrazar? Entonces, esta es la mejor opción que existe. 

Como ya has podido leer, hay varias razas de gatos cariñosos que se pueden convertir en tu compañero ideal. ¡Comparte este artículo en tus redes sociales para poner tu grano de arena a las adopciones conscientes!