Contar con una mascota en casa siempre supone una delicia. Sin embargo: ¿Y si dijéramos que existen razas de gatos pequeños que nunca crecen? Te contamos todo sobre estos adorables compañeros procedentes de diversos lugares del mundo.

Alrededor del mundo existen diferentes razas de gatos pequeños que nunca crecen. El más pequeño de todos es el Singapura, una bolita que apenas supera el kilo de peso.

Especialmente si vivimos en un apartamento de dimensiones reducidas o en un loft, contar con mascotas de pequeño tamaño siempre supone una de las mejores opciones. Y una de las más queridas por todos es, sin duda, un gato pequeño, una bolita de pelo cariñosa que nos acompaña cada día con su suave pelaje y sus carantoñas.

Solo entonces muchos de nosotros deseamos que nuestra mascota nunca crezca y se mantenga con ese mismo tamaño. Sin embargo, quizás la solución sea apostar por alguno de esto gatos pequeños de raza que nunca crecen y que quizás desconocías.

Singapura

Como bien indica su nombre, el gato singapura proviene de Singapur y es la raza de gatos más pequeños del mundo con un peso de entre 1 y 3 kilos. Entre las características físicas del singapura destacan sus dos tonalidades de pelaje (una marrón claro y otra algo más oscura), rostro dulce, orejas grandes y, generalmente, enormes ojos verdes o color ámbar. A pesar de su físico frágil, son felinos ágiles y enérgicos a los que les encanta escalar cualquier superficie.

Korat

El segundo gato más pequeño del mundo pesa entre 2 y 4 kilos y procede de otro país asiático, en este caso Tailandia. Ya mencionado en el Tamra Meow, un conjunto de poemas clásicos que incluye 17 razas diferentes, el korat es considerado como “el gato de la buena suerte”. De pelaje gris oscuro (a veces incluso un poco azulado) y ojos ovalados color verde, son juguetones pero silenciosos, ya que son sensibles al ruido. Como curiosidad, es una de las mascotas más longevas del mundo, ya que pueden llegar a vivir hasta 30 años

Munchkin

Si existe una característica por la que el munchkin sea famoso es por su condición de paticorto, lo cual lo convierte en una de las razas de gato pequeño más adorables. Resultado de una mutación genética natural realizada en 1983, el munchkin pesa entre 1 y 4 kilos y  debe su nombre a los famosos habitantes del poblado de la película “El mago de Oz” . Entre cuyas características encontramos sus ojos en forma de nuez y pelaje corto, además de una personalidad intrépida y curiosa. Todo ello por no mencionar que es uno de esos gatos que siempre se dejan acariciar.

Devon rex

Con un peso que oscila entre los 3 y 4 kilos, el devon rex es de apariencia curiosa, incluso excéntrica, ya que sus ojos y orejas, más grandes en proporción al resto de su cabeza, recuerdan en gran parte al famoso gato egipcio. Extremadamente cariñosos, su nombre procede de su lugar de origen, la ciudad de Devon, en Inglaterra. El devon rex posee colores de todas las tonalidades, si bien las características de su pelaje le convierten en un gato hipoalérgico.

Bombay

También conocidos como “pequeñas panteras”, los Bombay son procedentes del estado de Kentucky, en Estados Unidos, donde una criadora cruzó a dos razas de gatos de pelo negro en los años 50. Apenas superan los 3 kilos y cuyo carácter tranquilo y silencioso no se corresponde con sus potentes características físicas: un pelaje oscuro, orejas grandes y penetrantes ojos verdes. Además, es perfecto para espacios domésticos, ya que >convive a la perfección con los perros.

Además de estas cinco razas de gatos pequeños, también encontramos otras encantadoras especies como el gato balinés, blanco y saltarín, o el siamés pequeño, una variación del mítico gato tailandés. Si eres de los cuidadores que nunca quieren ver a sus mascotas crecer, quizás sea el momento de apostar por una de estas.