Sarna en gatos: Causas, síntomas, tipos y tratamiento

sarna-en-gatos

Cuando hay animales domésticos en un hogar, las visitas al veterinario por sospechas de sarna son episodios relativamente comunes. A las familias con mascotas entre sus miembros les preocupa sobremanera el contagio de este tipo de enfermedades.

La sarna en gatos es una enfermedad cutánea producida por ácaros cuya composición morfológica es similar a la de pequeñas arañas.

Hay tres variedades de parásitos que, con mayor frecuencia, afectan a los felinos domésticos:

  • Notoedres Cat: este ácaro es exclusivo de los gatos. Inicialmente, se instalan sobre cabeza y orejas, pero eventualmente puede extenderse por el resto de la piel del animal infectado. Cavan túneles por debajo de la dermis, provocando lesiones evidentes.
  • Cheyletiella Spp: estos ejemplares viven en la superficie de la piel. Es común que su presencia sea confundida con caspa. Aunque tienen menor incidencia, también puede llegar a afectar a perros.
  • Otodectos Cynotis: este parásito es responsable de la mayoría de los episodios de otitis externa en gatos. Su aparición en los canales auditivos de los mininos viene acompañada por escamas, costras y secreciones oscuras.

 

Sarna en gatos: síntomas y causas

  • Picazón excesiva y evidente.
  • Decaimiento en el estado de ánimo.
  • Falta de apetito, con la consecuente pérdida de peso y masa corporal.
  • En las áreas de la piel más afectadas puede producirse caída parcial o total del pelo, así como advertirse la presencia de sangre.
  • Aparición de costras de color amarillento.

Con todo este cuadro, el veterinario solo necesitará un simple análisis cutáneo para confirmar el diagnóstico.

Pero, ¿cuáles son las fuentes de contagio? Que un pequeño felino doméstico termine invadido por alguno de los ácaros responsables de la sarna, es un proceso relativamente sencillo. Aunque el contacto directo es la fuente más común de contagio, en algunas ocasiones solo basta que el animal merodee la misma zona frecuentada por un animal contaminado, para que el contagio tenga lugar.

 

¿Puede la sarna en gatos contagiar a un humano?

Igual que en el caso de los perros, la sarna puede contagiarse a personas. Y como la mayoría de los síntomas no aparecen hasta que el cuadro está avanzado, también hay casos en los que la víctima termina siendo el animal y también su dueño.

Algunos de los síntomas en humanos son los siguientes:

  • Picazón al máximo: si alguna colonia de estos parientes lejanos de las arañas se instala sobre la piel humana, la picazón se hará más fuerte durante las noches.
  • Erupciones sobre la piel afectada: para disminuir los efectos de la comezón, un buen remedio momentáneo consiste en aplicar un algodón húmedo con líquido contra piojos.

 

sarna-en-gatos

¿Cuál es el tratamiento para la sarna en gatos?

Aunque es sencillo que los gatos se contagien de sarna, los tratamientos a seguir para erradicar el padecimiento también son sencillos.

La sarna en gatos no debe ser tomada como un mal menor. Ante la mínima sospecha hay que acudir al veterinario. Si no se trata de forma correcta, puede convertirse en un cuadro potencialmente mortal.

Los primeros medicamentos para sarna en gatos que suelen suministrar los especialistas suelen ser aplicados vía intravenosa, ya que su acción es más rápida.

Para evitar una epidemia familiar de sarna, se recomienda aislar al animal afectado durante el periodo que dure el tratamiento. De igual forma, para romper con la espiral de contagio, las mantas o sábanas, así como las camas utilizadas por el gato con sarna para dormir, deben lavarse con frecuencia.

Las ropas de las personas en contacto con el convaleciente también deben asearse a diario. Otro de los remedios más destacables es el uso de guantes para tocar al animal.

 

sarna-en-gatos

Sarna en gatos, tratamiento casero

Sin prescindir en ningún momento de la visita al especialista, hay algunos remedios caseros que pueden ayudar al gato afectado:

  • Vinagre blanco: mezclado con un poco de agua. Se aplica sobre la piel del animal, salvo en las zonas que presenten heridas en carne viva.
  • Ácido bórico: este químico ofrece propiedades antisépticas, útiles en la regeneración de la piel.
  • Azufre: gracias a sus facultades antibacterianas, evita la aparición de infecciones adicionales sobre la dermis.

veterinario-24-horas-madrid

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
2017-09-07T11:48:28+00:00
Paste your AdWords Remarketing code here