Al igual que los humanos, nuestros perros también tienen hipo y tosen por causas similares que necesitan del correcto tratamiento y prevención. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la tos en perros

Tipos de tos en perros

Antes de entrar en materia, conviene saber si tu perro tiene tos de qué tipo es a fin de determinar las causas y el correcto tratamiento. Estos son los dos tipos más extendidos: 

Tos irritativa aguda 

Si notas que tu perro tose como si se ahogara, podemos estar hablando de tos irritativa aguda, caracterizada por ser fuerte, dura y repetitiva. De hecho, el perro puede llegar a sentirse realmente incómodo, ya que al respirar aire, su mucosa se irrita y provoca más tos. Es fácil de localizar y tratable, a juzgar por sus síntomas. 

  • Inflamación del tracto respiratorio. 
  • Inhalación de líquidos o alimentos perjudiciales. 
  • Inhalación de sustancias como el humo. 
  • Parásitos. 

Tos irritativa crónica

Si tu perro tiene tos seca y arcadas puede ser originada por la expulsión de secreciones.

Este tipo es de carácter más apagado y suele venir acompañada de arcadas

  • Vives en zonas de gran humedad, especialmente en los meses fríos. 
  • Colapso de la tráquea, más común en razas más pequeñas. 
  • Parásitos. 

Diagnóstico y tratamiento

Cuando percibimos que un perro tose mucho es esencial que acudamos lo antes posible a nuestro veterinario de confianza a fin de evaluar las causas y aplicar un tratamiento. El profesional realizará un examen para comprobar si se trata de tos seca o húmeda, la frecuencia o molestias secundarias en la mascota, entre otros ejemplos. 

En la mayoría de ocasiones, un examen clínico completo es suficiente, si bien también puede ser necesaria una radiografía del pulmón, aunque no suele ser un requisito recurrente. Especialmente los perros pequeños son propensos a la tos en meses fríos por obstrucción de la tráquea por lo que, en este caso, la causa es fácilmente detectable a la hora de descargar pruebas más exhaustivas.

Una vez determinada la naturaleza de la tos de perro se aplican diferentes tratamientos: si se trata de tos leve, se recomienda que el perro descanse y tome algún expectorante. En caso de tos grave, pueden llegar a sugerirse antibióticos y antiinflamatorios para calmar la tos. 

Prevención de la tos perruna

Al igual que los humanos, los perros con un sistema inmunitario fortalecido serán menos propensos a contraer episodios de tos.

En este caso, lo ideal es fomentar tanto el ejercicio físico de tu perro como una dieta equilibrada para evitar este y otros síntomas de virus en perros.

También recomendamos que evites la interacción entre tu perro y otro que esté enfermo y que cuides mucho su contacto con el humo o productos de limpieza que puedan resultar tóxicos para el can. 

Ante cualquier duda sobre la tos en perros, ven a vernos a La Fortuna y te asesoramos acerca de este y otros posibles problemas que pueda presentar tu querido amigo.